El Ministerio de Salud Pública con el apoyo del Grupo Técnico (GT) internacional de Arbovirosis y la Representación de la OPS/OMS revisaron, ajustaron y actualizaron el Plan Nacional de la EGI Arbovirosis

El dengue ha sido la principal arbovirosis que ha presentado un aumento exponencial en los últimos 30 años en la región. Esta situación se ha agravado con la reciente introducción de chikungunya (2013) y zika (2015), enfermedades que rápidamente se diseminaron en casi la totalidad de aquellas áreas con presencia de Aedes aegypti. La circulación simultánea de varias arbovirosis ha creado nuevos desafíos en el diagnóstico clínico y manejo, el diagnóstico por laboratorio y en la vigilancia epidemiológica.

El “Plan Nacional de Gestión integrada para la prevención y control de las enfermedades arbovirales en Ecuador”, incluye los componentes de gestión, epidemiología, manejo de vectores, atención al paciente y organización de los servicios, laboratorio, con los ejes transversales de investigación operativa y comunicación. Para el control de las Arbovirosis es importante la aplicación de medidas de prevención y control sostenibles e integrales, encaminadas a impedir la proliferación del mosquito transmisor, a proveer un diagnóstico clínico oportuno, fortalecer la vigilancia epidemiológica articulada con un respaldo de laboratorio, e integrar a la sociedad de manera activa en el control de los criaderos del vector, mediante el desarrollo de acciones efectivas de comunicación. Además, es necesario promover la investigación con el objetivo de generar conocimiento científico útil en la toma de decisiones y poner en marcha acciones y programas eficientes.

Para la elaboración de este plan se contó con la participación de profesionales de salud del nivel nacional y local de los diferentes componentes del abordaje multidisciplinario de la EGI Arbovirosis. Se tomó como insumo la EGI Regional y se utilizó el marco lógico para definir los objetivos, resultados esperados, indicadores, actividades, así mismo se analizaron las debilidades, fortalezas, oportunidades y amenazas por cada componente, que permitió consolidar las acciones a desarrollar en una hoja de ruta de corto, mediano y largo plazo.

Julio Lopez, viceministro de Atención Integral en Salud agradeció a la OPS/OMS por los aportes a la salud del Ecuador y especialmente en la construcción de esta estrategia que permitirá una respuesta frente a un brote de dengue.  La nueva política pública en finanzas, administración, va a transformar la gestión administrativa lo que se convierte en un gran desafío; a la vez que expuso el compromiso del Ministerio de Salud para implementar este plan conforme es la importancia del tema.

Gina Watson, representante de la OPS/OMS en Ecuador reiteró el compromiso de la organización para apoyar este importante esfuerzo de país evidenciado en el trabajo realizado estos días e hizo énfasis en la necesidad de fortalecer la preparación de los países frente a la posibilidad de brotes de dengue con base a alerta epidemiológica regional y las recomendaciones que nuestra organización ha brindado a los países. “Enfatizó el compromiso de la Organización para apoyar el fortalecimiento de los componentes en el marco de la EGI arbovirus.” destacó Gina Watson

La Representante de la OPS/OMS expuso que “Todos sabemos la naturaleza domiciliar del vector Aedes aegypti que requiere trabajar con la gente en el terreno, y eso requiere una capacidad operativa para lograr la modificación de las prácticas y conductas de la población”.  Así mismo destacó la iniciativa de los municipios y espacios saludables, para el involucramiento de los niveles territoriales. “Tenemos la gran ventaja que la respuesta se puede trabajar antes y de nosotros dependerá que la respuesta sea suficientemente consistente y sostenible, expuso Gina Watson.

José Luis San Martín, asesor regional en arbovirosis destacó el trabajo realizado por los participantes en esta semana de elaboración del Plan, que permitirá una respuesta preventiva y de control del dengue y otras arbovirus. “El dengue mata, pero con una respuesta adecuada se puede salvar el 99% de los pacientes”, destacó.

La Estrategia de gestión Integrada para la prevención y control de las enfermedades arbovirales (EGI-arbovirus), fue elaborado tomando en cuenta las experiencias acumuladas de las mejores prácticas en cada uno de los componentes de las EGI-dengue nacionales y las recomendaciones brindadas por expertos y científicos del Grupo Técnico internacional de arbovirosis (GT-arbovirus). La EGI-arbovirus, incorpora también las recomendaciones de los países de las Américas manifestadas durante el 55º Consejo Directivo de la OPS/OMS (2016) y posteriormente en reuniones técnicas realizadas en Cuba (2016) y Guatemala (2018), donde participaron los responsables de las EGI-dengue de los países y expertos de cada componente. Así, la EGI-arbovirus se convierte en un sólido documento técnico y metodológico de referencia regional para el desarrollo y fortalecimiento de las estrategias nacionales.