Los servicios de pruebas de detección del VIH constituyen una oportunidad excepcional y ofrecen una puerta de entrada a las personas con diagnóstico de infección por el VIH hacia el comienzo rápido de un tratamiento que salva vidas y a las personas en mayor peligro de contraer el virus hacia el acceso inmediato al conjunto eficaz de servicios de prevención recomendados, con el objeto de permanecer negativas. La OPS promueve de manera sinérgica los servicios de pruebas del VIH en el marco de la prevención combinada de la infección por el VIH. Los servicios de pruebas son primordiales para lograr las metas 90-90-90 para el 2020 y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Cerca de un tercio de las personas con infección por el VIH en América Latina y el Caribe desconoce su situación frente al virus y el 40% de las personas con infección por el VIH en la región carece aún de acceso al tratamiento y no ha suprimido la viremia.

Todos los servicios de detección deben estar en consonancia con los principios de las cinco C esenciales de la OMS: consentimiento, confidencialidad, consejo o asesoramiento, correctos resultados de las pruebas y conexión o vinculación con los servicios de prevención, atención y tratamiento. Estos servicios abarcan toda la gama de servicios que deben prestarse junto con las pruebas de detección del VIH, a saber:

  • el asesoramiento (información antes de la prueba y después de la misma);
  • la vinculación con los servicios apropiados de prevención, tratamiento y atención de la infección por el VIH y otros servicios médicos y de apoyo; y
  • la coordinación con los servicios de laboratorio con el fin de respaldar la garantía de la calidad y la entrega de resultados correctos.

Destacados