This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

Partimos del supuesto de que un proyecto correctamente ejecutado es aquel que ha alcanzado el impacto esperado a través de la solución de un problema o de la corrección de una situación deficitaria, con lo cual es imprescindible en primer lugar identificar el problema o situación a corregir al cual va a estar dirigido nuestro programa de educación. Tal como lo indica esta Guía los problemas que nos atañen resolver se encuentran circunscriptos a las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA)4 que consumen los seres humanos. 

Por lo tanto se espera de un programa educativo en inocuidad de alimentos, que a través de un plan de acción; mediante recursos materiales, humanos y financieros, en un determinado período de tiempo, sobre cierto grupo de personas; logre hacer desaparecer o bien disminuir el efecto producido por una situación problemática referida al caso de ETA.

La primer fase en el diseño de este programa corresponde a la elaboración de un preciso diagnóstico que nos permita la correcta identificación del problema a tratar. En la realidad cotidiana, los problemas suelen exceder a los recursos materiales, humanos, financieros, del que disponen los organismos encargados de llevar a cabo las acciones de cooperación técnica en materia de salud pública en los países de las Américas, razón por la cual es imprescindible establecer un orden de prioridades e identificar la situación problemática que se ajuste a la mayor posibilidad de resolución exitosa a través de la intervención de un programa educativo como en este caso, centrado en la inocuidad de alimentos. 

Esta etapa de diagnóstico nos permite obtener la información necesaria para planificar adecuadamente una estrategia de comunicación5 que nos permita ejecutar un programa educativo, que contribuya a cambiar las condiciones iniciales que originan la situación problemática. Los diagnósticos no recogen toda la realidad, sino que sólo aquello que nos interesa. Se deben observar los factores económicos, socio-culturales, políticos y evaluar nuestra capacidad de intervención sobre los mismos. A través de un diagnóstico podemos alcanzar una mayor comprensión acerca de los conocimientos, actitudes, preferencias y modos de comunicación del público destinatario, y por lo tanto podremos identificar y establecer una escala de prioridades acerca de los problemas que les aquejan y diseñar estrategias de acción coherentes y consistentes con objetivos bien definidos. La adecuada realización del diagnóstico de situación inicial supone el cumplimiento de una serie de etapas a cumplir:

--------------------

4 Son síndromes originados por la ingestión de alimentos o agua, que contengan agentes etiológicos en cantidades suficientes para afectar la salud del consumidor en nivel individual o en grupos de población. Los principales síntomas son caracterizados por: diarrea, vómitos, náuseas, dolores abdominales, dolores musculares, dolores de cabeza, fiebre. ETA es la sigla que se utiliza tanto para el singular como para el plural. 

5 Llamamos estrategia de comunicación a un conjunto de propuestas vinculadas con técnicas de comunicación social.