Brasilia, 20 de Noviembre de 2015 (OPS/OMS) - Considerando el plazo inminente del 2020 para reducir a la mitad el número de muertes causadas por el tránsito en el mundo —de 1,25 millones a 625.000 defunciones al año—, 2.246 representantes de la sociedad civil, la comunidad académica, el sector privado y los gobiernos de 116 países se dieron cita en Brasilia a comienzos de la semana con la meta común de redoblar los esfuerzos para reducir la carga de los traumatismos, las discapacidades y la mortalidad debida al tránsito.

Una de las preguntas clave que se planteó en la conferencia fue: ¿cómo se financiarían estas medidas? ¿Quién pagará para que la seguridad vial siga siendo prioritaria en la agenda mundial? Varios expertos de los sectores público y privado participaron en la mesa redonda "Financiamiento de la seguridad vial" con la finalidad de tratar el tema en el segundo y última día de la Segunda Conferencia Mundial de Alto Nivel sobre la Seguridad Vial.

El financiamiento debe provenir principalmente de fuentes nacionales, afirmó Bértrand Badré, Director de Finanzas del Banco Mundial, en sus observaciones iniciales como presidente del panel. "Los países con un desempeño satisfactorio en cuanto a la seguridad vial aplican esquemas específicos de financiamiento, como impuestos a los combustibles, gravámenes a los seguros, cobros por infracciones de tránsito y gastos de capital generales en grandes obras para asegurar que el sistema de mantenimiento vial y los organismos afiliados cuenten con los recursos necesarios para alcanzar el objetivo de la reducción prevista de la mortalidad."

Los expertos abordaron la necesidad de tener mecanismos innovadores para financiar la seguridad vial. Uno de los panelistas, el Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, Jean Todt, anunció la integración de un grupo de expertos de alto nivel para crear un fondo de las Naciones Unidas como instrumento simbólico para combinar el financiamiento.

Entonces, ¿cómo conseguimos llegar desde aquí hasta allá? preguntó Christian Friis Bach, Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica para Europa (CEPE) de las Naciones Unidas. "Tendremos que tener un efecto multiplicador, ser flexibles, concentrarnos y apurarnos. Para movilizar recursos con rapidez, dependeremos del compromiso firme de los Estados Miembros. Y en consecuencia, tendremos que establecer un modelo de gobernanza y un consejo."

Badré advirtió que se debe aplicar un criterio selectivo a cada dólar invertido en la seguridad vial. Los fondos se deben usar con cautela para aprovecharlos al máximo y recaudar más dinero. "El verdadero problema", dijo Badré, "es recaudar y utilizar el dinero para lograr un efecto multiplicador, recaudando cuatro dólares por cada dólar gastado, en lugar de únicamente uno por cada dólar. La administración del proceso es fácil; la recaudación y el efecto multiplicador son mucho más difíciles de lograr".

Los asociados de la Facilidad Global sobre Seguridad Vial (GRSF, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial están comprometidos a seguir ayudando a los países que lo soliciten, como Brasil y otros, a alcanzar esta meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre seguridad vial trabajando en estrecha colaboración. Pero para lograr grandes avances, el compromiso de los gobiernos para financiar la seguridad vial debe ser una prioridad fundamental, agregó Badré. "Los programas como la Facilidad Global sobre Seguridad Vial lograron US$ 43 en compromisos gubernamentales de seguridad vial por cada dólar invertido por nuestros donantes."

El capital inicial y la asistencia técnica de la Facilidad Global sobre Seguridad Vial, por ejemplo, desempeñaron un papel importante en el aumento de préstamos para la seguridad vial del Banco Mundial por un monto total de casi US$ 239 millones para el ejercicio fiscal 2015, que equivalen a un incremento de más de 300% con respecto del financiamiento del 2006 cuando se estableció el GRSF.

Con parte de este financiamiento, el GRSF ayudó a evaluar más de 40.000 kilómetros de caminos de alto riesgo en 13 países. "Este ejercicio por sí solo tiene el potencial para salvar 280.000 vidas en un período de más de 20 años", señaló Badré.

Un panelista que representaba a la CEPE propuso incluir la creación de un fondo en una resolución que se presentaría a la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas en la primavera del 2016. Un representante de la aseguradora AXA sugirió, junto con la CEPE, que el sector privado debería contribuir activamente a la toma de decisiones de crearse un fondo de este tipo.

¿Cómo se puede atraer al sector privado para que participe? Jean-Laurent Granier, Presidente y Gerente General de la aseguradora AXA, de Francia, sugirió que no cabe duda de que el sector asegurador es idóneo para medir el riesgo de conducir, pues lo hace al fijar las primas. ¿Cuáles son los riesgos cuando una persona conduce?

"Hay instrumentos que se pueden integrar en los productos y servicios como incentivos para que mejore el comportamiento del conductor", dijo Granier. "Se puede potenciar la capacidad de las redes sociales para hacer comparaciones; formar alianzas con los gobiernos para crear programas conjuntos y educar al público."

Aunque es un componente lógico para establecer alianzas público-privadas, hay que recurrir al sector privado en calidad de asociado, agregó Granier.

Hay varias maneras de conseguir que el sector privado intervenga, en particular mediante préstamos destinados a concesiones para construir mejores caminos, señaló Néstor Roa, Jefe de la División de Transporte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Para que la alianza sea verdaderamente eficaz, las fundaciones filantrópicas preguntarán si se puede aumentar la escala del concepto. "¿Podemos medirlo?" preguntó Kelly Henning, Directora de Programas de Salud Pública, de Bloomberg Philanthropies. "Por consiguiente, incumbe a los investigadores y profesionales mantener la sostenibilidad de las iniciativas de seguridad vial."

Matthew Jordan-Tank, Director de Políticas de Infraestructura del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, en el Reino Unido, advirtió que aunque los gobiernos tienen más consciencia acerca de los datos estadísticos, "el nivel de demanda gubernamental para proyectos de seguridad vial no está a la altura. Si se percibe como algo agregado, será difícil que los proyectos del sector privado sean sostenibles".

El Enviado Especial de las Naciones Unidas, Jean Todt, planteó la necesidad de encontrar otras soluciones. "Tenemos que incluir a los fabricantes de automóviles y neumáticos para que recauden fondos y los destinen a la seguridad vial. Sencillamente, es inadmisible que este financiamiento no se tome con la misma seriedad que el de la infección por malaria y otras enfermedades. Con un recargo de uno o dos dólares por parte de los fabricantes se reunirían millones de dólares más para asignarlos a las iniciativas de seguridad vial."

Argentina, por ejemplo, estableció su organismo rector en seguridad vial, (la Agencia Nacional de Seguridad Vial, ANSV), que recibe 1% de todas las primas de seguros de vehículos como fuente de financiamiento básico.

Un estudio reciente de la Fundación FIA apoya la afirmación de Todt: en el 2013 la asistencia para el desarrollo en materia de salud fue de alrededor de US$ 31.000 millones. No obstante, las enfermedades no transmisibles y las lesiones recibieron solo cerca de US$ 377 millones.

"Aunque el financiamiento es difícil, no se le concede la más alta prioridad", sostiene Badré. "Si uno hace lo correcto, encuentra el dinero. Hay que centrarse en buenos proyectos. Tenemos que estar de acuerdo con lo que queremos hacer y cómo, y luego hay que recaudar el dinero. Primero las prioridades, luego el financiamiento y después la innovación."

En pocas palabras: los países deben aumentar la escala de la acción si ha de acelerarse el progreso en cuanto a la seguridad vial en los países más pobres y más afectados.

Enlaces

Segunda Conferencia Mundial de Alto Nivel sobre la Seguridad Vial

http://www.roadsafetybrazil.com.br/en

OMS - Declaración de Brasilia sobre la Seguridad Vial

Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2015

Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible