This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

Brasilia, 19 de noviembre de 2015 (OPS/OMS)—Un panel diverso de expertos en seguridad vial del sector público y privado acordaron que la disminución de muertes por accidentes de tránsito para el 2020 es una meta alcanzable, de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pero que requiere de apoyo político y de un fuerte liderazgo y decisión.

"No debemos permitir que esta reunión se convierta en 'lugar de palabras vacías'. Las carreteras que no son seguras no deben existir", señalo la Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), copresidente de panel de los ODS durante la Segunda Conferencia Mundial de Alto Nivel sobre Seguridad Vial en Brasilia.

Reducir a la mitad el número de muertes causadas por accidentes de tránsito significa disminuir cerca de 1.25 millones de muertes a 625.000, o menos. Pierre Guislain, Director Principal de Transporte y de Información y Tecnología de las Comunicaciones Practica Global del Banco Mundial, señaló que de hecho tenemos que hablar y centrarnos en esta cifra baja. "¿Por qué seguir hablando de 1.25 millones?"

"Si todos los países que se encuentran representados en este evento vuelven a casa y empiezan a revisar sus legislaciones y ponen atención a las brechas, se puede lograr" dijo Etienne Krug, Director del Departamento de Manejo de las Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad y Prevención de la Violencia y las Lesiones, de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un diseño de movilidad urbano puede reducir la dependencia del automóvil y disminuir el número de carros en las carreteras, lo que automáticamente resultaría en la mejora de las tendencias de la seguridad vial.

"Debemos reemplazar la movilidad de carros y motocicletas por el transporte público", subrayó Guislain del Banco Mundial. "La era de más carros y motocicletas en las carreteras ha terminado."

Varios panelistas coincidieron que el transporte público y las opciones de manejo compartido deben convertirse en algo más atractivo. La percepción generalizada en los países en desarrollo es que estas opciones son a menudo inseguras e incómodas, por lo tanto las personas no se animan a utilizarlas. Brasil y México, entre otros países, están buscando maneras de cambiar esta percepción.

Lo único que falta es la voluntad política. "No podemos rediseñar la infraestructura del mundo, pero sí podemos crear leyes para el uso de los cinturones de seguridad y los cascos. Podemos reducir los límites de velocidad. Podemos separar a los peatones y a los ciclistas de los vehículos. Ninguna de estas medidas son costosas", dijo Krug de la OMS.

Durante sus palabras de apertura, Zoleka Mandela recordó a los participantes que hay un rostro humano detrás de las estadísticas y agregó que "No hay ninguna excusa para no llevarlo a cabo".

"Hemos llegado un punto decisivo en nuestro enfoque a la seguridad vial y a la movilidad sostenible, que están firmemente incorporadas en la agenda de salud", dijo Etienne de OPS. "Es nuestro reto; llegó el momento de actuar".