En la Asamblea Mundial de la Salud, el ministro aseguró que se están tomando medidas específicas par el control de vectores y que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se realizarán en agosto en Río de Janeiro "serán seguros para toda la familia olímpica y los visitantes".

Ginebra, 23 de mayo de 2016 (OPS/OMS)- Al dirigirse a la 69ª Asamblea Mundial de la Salud, el ministro de Salud de Brasil, Ricardo Barros, anunció que se investigarán posibles daños en el desarrollo de niños y niñas cuyas madres hayan tenido la infección por el virus del Zika.

"Ofrecemos atención integral a los niños que han nacido con microcefalia, y vamos a acompañar a los niños cuyas madres hayan presentado signos de infección por zika durante su embarazo, aún aquellos que no tienen microcefalia, para de esa manera detectar otras complicaciones neurológicas en la vista y audición", indicó el ministro.

El ministro también mostró una gráfica que destaca las tasas bajas de transmisión de dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos Aedes aegypti en Brasil, durante el período de agosto (invierno en el sur de las Américas) que es cuando se celebran los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en Río de Janeiro.

"Además, hemos tomado medidas específicas de control de vectores, lo que me permite afirmar que los Juegos Olímpicos se realizarán de manera segura para toda la familia olímpica y todos los visitantes. Esperamos darles la bienvenida con gran entusiasmo en Río de Janeiro", enfatizó el ministro.

Barros se reunió hoy con la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, y con la Directora General de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan. En los encuentros, analizaron ambos temas.

Ministro de Salud de Brasil con DG de OMS y con D de la OPS

Con respecto al seguimiento de los niños de madres con síntomas de zika, el próximo paso será definir las instituciones que se encargarán de hacer el seguimiento de esos casos para identificar si el virus del Zika puede estar relacionado con otras consecuencias en su desarrollo hasta los cinco años. En ese contexto, Brasil podría contar con el apoyo de la OPS en la implementación de ese estudio.

"Reconocemos el papel que ha desempeñado la OPS y la OMS en acciones conjuntas con Brasil en la respuesta al virus del Zika, una emergencia de salud pública que ya afecta a 60 países y territorios, y al que están expuestos 1300 millones de personas, de los cuales el 15% son brasileños. En los próximos días, tendremos la oportunidad de discutir y continuar compartiendo información sobre la respuesta a esta emergencia", dijo Barrios.

El ministro explicó que en Brasil se han implementado acciones, como el fortalecimiento de la vigilancia y alentando el desarrollo de nuevas tecnologías para el control de vectores. Subrayó que otro pilar es la investigación y el desarrollo de nuevas vacunas contra el virus del Zika.

Más temprano, en un evento técnico llamado "Dengue: reafirmando el diálogo", el experto vigilancia Alexander Fonseca, relató la batalla que Brasil ha dado contra el mosquito que transmite el zika por décadas. Subrayó que el agua y saneamiento es un desafío en algunas zonas, al igual que el manejo de la basura. Sin embargo, destacó que se han estado llevando adelante nuevas intervenciones para un mejor control de los mosquitos.

Enlaces

OPS/Asamblea Mundial de la Salud

OPS/Respuesta a Emergencias

— OPS/Zika OPS/Brasil