This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

Washington, D.C., 2 de juniol de 2016 (OPS/OMS)- Un grupo de bioeticistas, que analizó los principales desafíos en la respuesta al brote del virus del Zika, concluyó que los países tienen la obligación ética de dar toda la información disponible sobre el zika a las mujeres y ser explícitos sobre lo que no se sabe, así como brindarles capacidad para decidir sobre todos los aspectos reproductivos.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) convocó a una consulta de ética sobre el zika, que se llevó a cabo en abril con el financiamiento del Wellcome Trust, una organización sin fines de lucro dedicada a la mejora de la salud. El objetivo de este encuentro fue hacer un análisis sobre los desafíos éticos que presenta el brote de zika para los países al momento de tomar decisiones, en buena medida porque aún falta información exacta sobre cómo se vincula el virus del Zika con las malformaciones congénitas y otras complicaciones neurológicas como el Síndrome de Guillian-Barré, pero además las acciones de respuesta tienen impacto sobre temas altamente sensibles vinculados a la salud sexual y reproductiva, por ejemplo. Se tomaron en cuenta las lecciones aprendidas en el brote del ébola para analizar el actual contexto del zika.

Las recomendaciones que resultaron de la consulta ética abarcan tres áreas importantes de la respuesta: la atención de salud, la salud pública y la investigación. Estas orientaciones éticas para la respuesta al brote del zika están siendo entregadas a los países.

Los expertos estuvieron de acuerdo en que la embarazada está en el centro de la respuesta y destacaron que el imperativo ético es dar a las mujeres la capacidad de decidir sobre todos las opciones reproductivas relevantes, en el marco de un acceso integral a la salud sexual y reproductiva, y con el apoyo y protección necesario para cada una de las opciones posibles.

También señalaron la obligación ética de dar toda la información disponible, de manera transparente y marcando de manera explícita lo que se sabe de lo que no se sabe, a fin de que cada mujer pueda tomar decisiones sobre la base de sus propios valores, situación y realidad concreta.

Otra obligación ética destacada en este contexto es la de investigar durante el brote de zika, lo cual subraya la necesidad de que las investigaciones con seres humanos realizadas durante la emergencia cuenten con salvaguardas éticas mayores que las que las de rutina. En ese sentido, las personas que están recibiendo atención o participando en investigaciones deben ser informadas en todo momento sobre las actividades que se están realizando y su participación en ella. Los expertos consideraron además que es éticamente aceptable que se hagan investigaciones con embarazadas, porque es la única manera de poder darles atención sobre la base de la evidencia y no de la especulación.

Los datos y resultados de todas las investigaciones tienen que ser compartidos de manera diligente y sin demoras para poder actuar rápidamente en respuesta a ellos, según señalaron los expertos durante el encuentro.

En la reunión, participaron expertos de FLACSO (Argentina, Universidad del Desarrollo (Chile), Universidad del Valle (Colombia), Universidad de Brasilia (Brasil); Universidad de Mc Master (Canadá); Agencia de Salud Pública del Caribe (Trinidad y Tabago), Universidad de St. George (Granada); Hospital Nacional de la Mujer (El Salvador); Universidad Monash (Australia); Universidad de Oxford (Reino Unido); Universidad de Georgetown, Institutos Nacionales de la Salud (NIH), Secretaria de Salud de Porto Alegre, Ministerio de Salud de Canadá, Agencia de Salud Pública de Canadá, el Wellcome Trust y la OMS y la OPS.

Enlace

Consulta ética sobre el zika: Orientación ética sobre cuestiones clave planteadas por el brote