Con el 2016 tocando a su fin y a punto de comenzar el nuevo año, quería reflexionar unos momentos sobre lo que hicimos durante el último año, dónde nos encontramos y cuál debe ser el punto central de nuestro trabajo durante el próximo año.

¡En el 2016, el programa de erradicación de la poliomielitis logró mucho!

•    Durante el último año se notificaron en todo el mundo menos casos que nunca de enfermedad poliomielítica paralítica causada por poliovirus salvajes: 35 (al 22 de diciembre), menos de la mitad de los 74 casos notificados en el 2015.
•    El personal de campo, sumamente comprometido y dedicado, llegó y facilitó el acceso a los lugares más difíciles del mundo, a menudo arriesgando la vida. Gracias a esta dedicación, el programa llegó a 100 de millones de niños, algunos de los cuales no hubieran tenido de lo contrario contacto con ningún servicio de salud.
•    Ciento cincuenta y cinco países efectuaron el cambio "el switch" sincronizada a nivel mundial de la vacuna oral trivalente contra la poliomielitis (tOPV) a la bivalente (bOPV) en un período de dos semanas, y estamos tratando de localizar cualquier vial de tOPV que pueda quedar.
•    Nuestras redes de vigilancia y de laboratorios redoblaron sus esfuerzos para detectar rápidamente y notificar cualquier suceso de relevancia para el programa, fuesen casos de parálisis flácida aguda (PFA) o un aumento del número de sitios de vigilancia ambiental. Esto incluye, desde septiembre, la notificación de todo virus Sabin de tipo 2 que pueda ser una indicación, en algunos casos, de la continuación del uso de la OPV trivalente.
•    Seguimos innovando, con nuevas estrategias, nuevos calendarios de vacunación, nuevos dispositivos para inyecciones y el uso de imágenes satelitales para detectar asentamientos humanos.
•    Pusimos en marcha un sitio web modernizado y muy atractivo. Este es solo uno de los muchos productos notables de la comunicación que salieron durante el último año y que contribuyeron al apoyo mundial constante al programa.
•    Obtuvimos una cantidad considerable de fondos, lo cual posibilitó la continuidad de las operaciones gracias a donantes muy comprometidos y generosos que apoyan el programa.
•    Gastamos US$ 100 millones, sobre los cuales hicimos el seguimiento correspondiente, rendimos cuentas e informamos acerca de su uso.
•    Seleccionamos, reclutamos, desplegamos y apoyamos a cientos de empleados y consultores, al igual que agentes del programa STOP, para la interrupción de la transmisión de la poliomielitis y tramitamos sus viajes, sueldos y solicitudes de reembolso de gastos de viaje.

¿Dónde nos encontramos?

No les quepa la menor duda: ¡estamos cerca, muy cerca!... pero todavía no hemos llegado.
•    La transmisión del poliovirus salvaje continúa, en unos pocos lugares, con disminución de la diversidad genérica. Sin embargo, el virus sigue luchando por sobrevivir y está encontrando maneras de ocultarse y escapar.
•    Nos enfrentamos con una gran escasez de la vacuna con poliovirus inactivados (IPV) y, junto con los colegas del PAI y el UNICEF, estamos administrando los suministros muy escasos para mitigar los riesgos.
•    Aunque estamos por concluir la fase final, el cumplimiento de los requisitos relativos a la contención está demorándose, aunque ahora tenemos mecanismos para acelerarlo.
•    La planificación de la transición en los países prioritarios y a nivel mundial está atrasada, pero cobrando impulso.
•    Nos enfrentamos con dos brotes de poliovirus circulantes de tipo 2 derivados de la vacuna (cVDPV2), en Sokoto (Nigeria) y Quetta (Pakistán), pero en ambos casos estamos respondiendo de manera enérgica con la OPV2 monovalente.

¿En qué nos debemos centrar a lo largo del próximo año?

Este no es el momento de aflojar la presión sobre el virus.
¡NO PODEMOS NI DEBEMOS DORMIRNOS SOBRE LOS LAURELES Y NO LO HAREMOS!
Debemos:
•    intensificar la acción para interrumpir la transmisión en Nigeria, Pakistán y Afganistán, y asegurar que los pocos virus restantes no se propaguen a otras partes del mundo;
•    ser más rigurosos que nunca con nuestro énfasis en la calidad;
•    velar por la plena transparencia del programa y los niveles más altos de rendición de cuentas, que es la única manera de que nuestros donantes comprometidos puedan seguir apoyando económicamente el programa;
•    seguir mejorando la calidad y la oportunidad de la vigilancia ambiental y de la PFA, así como la calidad de las muestras y de la cadena de frío inversa;
•    seguir planteándonos retos, aceptando críticas, cuestionando la validez de lo que hacemos, darnos permiso a nosotros y a nuestros asociados para romper los esquemas y, al mismo tiempo, seguir prestando atención a los principios fundamentales, bien conocidos, del programa; y
•    ¡no debemos dejar piedra sin mover!, a medida que vamos acercándonos a la meta, debemos buscar el virus dondequiera que pueda esconderse, sabiendo que se esconderá.

Estimados colegas:
Pueden estar orgullosos de lo que han logrado, pero el arduo trabajo debe seguir hasta el final.
Sé que para muchos de ustedes eso significa trabajar más, y más arduamente, en lugares muy difíciles, con más exigencias para ustedes, su energía y su familia.
Les agradezco su dedicación extraordinaria.
Estamos todos juntos en este emprendimiento extraordinario y juntos tendremos éxito.
Juntos erradicaremos la poliomielitis.
¡La poliomielitis será erradicada!

Aguardo con sumo interés los logros colectivos que alcanzaremos en el 2017.
Les deseo muy felices fiestas junto a su familia.
Que el 2017 les traiga felicidad, alegría y buena salud en paz para ustedes y sus seres queridos.