This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

El suicidio es un grave problema de salud pública. A nivel mundial, el número de vidas que se pierden cada año debido al suicidio supera el número de muertes por homicidio y guerras combinados. Cada suicidio es una tragedia que afecta a familias, comunidades y países enteros. Aunque son más las mujeres que intentan suicidarse con respecto a los hombres, las tasas de suicidio masculino son mayores, representan aproximadamente el 79% de todas las muertes por suicidio en las Américas.

Las construcciones de las masculinidades juegan claramente un papel en estas altas tasas de suicidio. A menos que abordemos las múltiples dimensiones de la masculinidad, ya que afectan la salud dentro de diferentes contextos culturales y sociales de relaciones interpersonales en evolución e igualdad de género, estaremos limitados en nuestra capacidad para enfrentar este problema en la Región.

masculinidad

El 21 de noviembre, dos áreas técnicas de la OPS (la Unidad de Género y Diversidad Cultural y la Unidad de Salud Mental y Uso de Sustancias) coordinaron un seminario virtual en español e inglés sobre esta importante cuestión. El primer orador fue el Dr. Ricardo González, de la Universidad de Tlaxcala en México, quien presentó un marco para conceptualizar los factores psicosociales de la salud, dentro del cual se puede comprender mejor la construcción de las masculinidades y sus implicaciones sanitarias, en particular para el suicidio. Destacó algunos de los roles de género y comportamientos de riesgo asociados con hombres y masculinidades, e identificó cómo estos representan desafíos para mejorar los resultados de salud. Concluyó argumentando que se requiere mucho más esfuerzo para fortalecer las capacidades en materia de igualdad de género, masculinidad y salud.

La siguiente oradora fue la Dra. Claudina Cayetano, Asesora Regional de Salud Mental, quien destacó las tendencias de suicidio masculino en las Américas, donde aproximadamente 53.825 hombres mueren cada año y el suicidio es la tercera causa de muerte entre las personas de 24 a 29 años. En su presentación, la Dra. Cayetano enfatizó que el suicidio es un problema grave de salud pública y que no se puede ignorar el alto número de tasas de suicidios masculinos, mayor en todos los grupos de edad. Su claro mensaje fue que el suicidio y, en especial, la alta mortalidad entre hombres debido al suicidio, es prevenible y, desde la perspectiva de la salud pública, existen acciones efectivas y recomendadas para prevenir que ocurran.

Los participantes debatieron la interrelación entre masculinidades y suicidio, haciendo un llamamiento claro para documentar las buenas prácticas que han tenido éxito en la prevención del suicidio, incluyendo el abordaje de las construcciones relacionadas con las masculinidades. Se estableció un compromiso general con respecto a la necesidad de resaltar el tema, continuar el debate e involucrar a múltiples socios en el esfuerzo.

La OPS se comprometió a aumentar la incidencia en dar respuestas integradas a las diferentes necesidades de salud de los hombres, teniendo en cuenta su diversidad; a promover acciones para identificar los factores de riesgo y de protección relacionados con el comportamiento suicida; y a sensibilizar acerca del impacto del género en la salud a través de la investigación cuantitativa y cualitativa.

Más información en: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=12669&Itemid=39620&lang=es