La iniciativa busca generar conciencia sobre la importancia de la prevención y el control para evitar esta enfermedad que se cobra la vida de 36.000 mujeres cada año en la región de las Américas.

Washington D.C. 23 de septiembre de 2018 (OPS/OMS)- La exposición fotográfica Es hora de poner fin al cáncer cervicouterino se inauguró hoy en la sede de Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el marco del 56° Consejo Directivo del organismo, que reúne a ministros y altas autoridades de salud del continente americano.

Exhibición sobre cáncer

La muestra ilustra las historias de mujeres y profesionales abocados a la atención primaria en distintos países en sus esfuerzos por prevenir el cáncer cervicouterino y salvar vidas.

“El cáncer cervicouterino es altamente prevenible y sabemos cómo reducir esta enfermedad con medidas como la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), las pruebas de tamizaje de cáncer cervicouterino para mujeres y el tratamiento de lesiones precancerosas”, señaló la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne, durante la apertura de la exhibición, que “muestra los rostros y las acciones involucradas en las intervenciones que se necesitan para prevenir el cáncer cervicouterino”.

La enfermedad es responsable de aproximadamente 83.000 nuevos casos y 36.000 muertes cada año en las Américas. El cervicouterino es el segundo cáncer más común entre las mujeres de las Américas. Para prevenirlo, la OPS recomienda la vacunación contra el VPH en niñas de entre 9 y 14 años y el tamizaje para mujeres de entre 30 y 49 años, maximizando la cobertura y la atención de seguimiento. La prueba de VPH está aconsejada para mejorar la efectividad de los programas de tamizaje.

Entre los avances alcanzados para la prevención de esta enfermedad, más de 30 países y territorios ha introducido la vacuna contra el VPH en sus programas de inmunicación nacional, más que otras regiones en el mundo. Asimismo, nueve países han introducido la prueba de VPH. Sin embargo, aún persisten brechas y desafíos para poder reducir la mortalidad.

En los países de la región con un Producto Bruto Interno (PIB) más bajo, las mujeres no solo corren mayor riesgo de desarrollar cáncer cervicouterino, sino de morir por esta causa. Los delegados que participan del 56° Consejo Directivo de la OPS debatirán esta semana un plan para reducir la carga de esta enfermedad en las Américas.