This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es la segunda infección de transmisión sexual (ITS) causada por bacterias más frecuente en todo el mundo. En las mujeres, la mayoría de las veces es asintomática y puede causar problemas de salud graves si no se la trata. De todas las ITS, la gonorrea es la más resistente a los antibióticos. Debido a la resistencia generalizada, los antibióticos más antiguos y más baratos han perdido su efectividad en el tratamiento de la infección, y es posible que la infección gonorreica acabe siendo no tratable.

¿Qué frecuencia tiene la gonorrea?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el 2012 hubo 78 millones de nuevos casos de gonorrea en adultos y jóvenes de 15 a 49 años en todo el mundo, con alrededor de 27 millones de casos ya existentes.

En la Región de las Américas hubo alrededor de 4,6 millones de nuevos casos en mujeres y 6,4 millones en hombres en el 2012, que se sumaron a los alrededor de 1,9 millones de casos ya existentes en mujeres y 1,6 millones de casos ya existentes en hombres.

Un 10-40% de las personas con gonorrea tienen también una infección por clamidias.

¿Cómo se transmite la gonorrea?

La gonorrea se puede contraer a través de las relaciones sexuales vaginales, anales u orales sin protección con una persona que tenga gonorrea. Una persona puede volver gonorrea nuevamente a pesar de que ya la haya tenido en el pasado y haya recibido tratamiento. También puede transmitirse de madre a hijo durante el parto.

¿Cómo puede prevenirse la gonorrea?

El uso correcto y uniforme de preservativos reduce significativamente el riesgo de infección durante el contacto sexual anal, vaginal u oral. Por lo que respecta a los recién nacidos, en las Guías para el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual de la OMS se recomienda la profilaxis ocular tópica para la prevención de la oftalmía neonatal gonocócica y por clamidias (infección ocular) en todos los recién nacidos.

¿Cuáles son los síntomas de la gonorrea?

Muchas personas con gonorrea no presentan síntomas, de tal manera que tan solo menos de la mitad de las mujeres infectadas muestran síntomas no específicos. Si aparecen síntomas, estos pueden adoptar diversas formas. Las mujeres pueden notar un flujo vaginal irregular, dolor al orinar, molestias en la parte baja del abdomen o un sangrado vaginal tras la relación sexual o entre los periodos menstruales. Los hombres pueden presentar dolor al orinar, una secreción purulenta del pene o dolor o hinchazón en un testículo.

Tanto en los hombres como en las mujeres, la infección rectal a menudo no causa síntomas, aunque en algunos casos puede haber dolor o secreción rectal o anal. También pueden producirse infecciones de la faringe que, en la mayoría de los casos, son asintomáticas, pero puede aparecer una faringitis leve o una inflamación en la parte posterior de la garganta.

¿Qué problemas causa la gonorrea?

La gonorrea es a menudo asintomática en las mujeres, y la falta de síntomas detectables hace que haya infecciones no detectadas ni tratadas. Si no se la trata, la gonorrea se resuelve generalmente de forma espontánea, pero también puede causar problemas de salud graves. En las mujeres, puede causar una enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), que puede llevar a un embarazo ectópico (embarazo fuera del útero) o incapacidad de tener hijos. En los hombres, los problemas de salud pueden consistir en epididimitis (inflamación del tubo que almacena y transporta el semen a la parte posterior del testículo), estenosis uretral (estrechamiento del conducto de la orina) e incapacidad de tener hijos. El riesgo de padecer complicaciones aumenta con las infecciones reiteradas.

Los hijos de madres con una infección gonocócica pueden contraer la infección durante el parto, lo cual conduce a una conjuntivitis neonatal (infección ocular) que se manifiesta por una secreción ocular purulenta y párpados hinchados. Si no se la trata, la conjuntivitis puede conducir a la formación de cicatrices y ceguera.

¿Cómo se diagnostica la gonorrea?

Si es posible, el diagnóstico debe hacerse en el laboratorio, con el empleo de diferentes tipos de muestras, como las de orina o muestras vulvovaginales, cervicales (abertura de la matriz) o uretrales con hisopo. Sin embargo, dado que en muchos países no se dispone de pruebas diagnósticas de laboratorio, un profesional de la salud capacitado podrá brindarle tratamiento sobre la base de la presencia de síntomas como la secreción vaginal y uretral. A veces se administra tratamiento a las personas con una presunta infección (tratamiento de sospecha) cuando se considera que hay un riesgo elevado de infección gonocócica, si así lo indican los patrones epidemiológicos locales. Se han producido avances importantes en el diagnóstico de la gonorrea, como el uso de pruebas de diagnóstico molecular rápidas, algunas de las cuales se combinan con pruebas de diagnóstico de la clamidiosis.

¿Cómo se trata la gonorrea?

Con el tratamiento correcto, la infección gonorreica puede curarse por completo. Sin embargo, cada vez resulta más difícil tratar algunas formas de la infección dado que las bacterias han desarrollado resistencia a casi todos los antibióticos usados para su tratamiento y en la actualidad tan solo hay una clase de antibióticos recomendada y eficaz para tratar la gonorrea (las cefalosporinas).

La directriz sobre ITS de la OMS recomienda utilizar los datos locales de resistencia para determinar el tratamiento de elección. En los ámbitos en los que no se disponga de datos locales sobre la resistencia, las directrices de la OMS sobre las ITS sugiere el empleo de un tratamiento doble en vez de una monoterapia en las personas con gonorrea genital o anorrectal.

En las directrices de la OMS sobre las ITS se indican las siguientes opciones (recomendación condicional, evidencia de calidad baja)

Tratamiento doble (una de las siguientes):

  • ceftriaxona en dosis de 250 mg por vía intramuscular (i.m.) mediante una sola dosis MÁS azitromicina en dosis de 1 g por vía oral mediante una sola dosis
  • cefixima en dosis de 400 mg por vía oral mediante una dosis única MÁS azitromicina en dosis de 1 g por vía oral mediante una sola dosis

¿Qué significa la resistencia a los antibióticos?

La resistencia a los antimicrobianos se produce cuando los microorganismos (como bacterias, hongos, virus y parásitos) cambian al estar expuestos a los medicamentos antimicrobianos (como antibióticos, antifúngicos, antivíricos, antimaláricos y antihelmínticos). Los microorganismos que desarrollan una resistencia a los antimicrobianos a veces se denominan "supermicrobios". Como resultado de ello, los medicamentos pasan a ser ineficaces y las infecciones persisten en el organismo, lo cual hace que aumente el riesgo de propagación a otras personas. La resistencia a los antimicrobianos constituye una amenaza cada vez más grave para la salud pública mundial que requiere una actuación en todos los sectores del gobierno y de la sociedad.