Argentina fue oficialmente reconocida por la OMS como un país libre de paludismo. La certificación le es dada cuando un país prueba que la transmisión autóctona de la enfermedad fue interrupida por al menos tres años consecutivos.

Argentina es el segundo país en la Región de las Américas en ser certificado en 45 años, seguido de Paraguay en junio del 2018.