Vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención.
Se debe reforzar la evaluación del consumo tabáquico y de las repercusiones de éste. En la  actualidad, la mitad de los países en su conjunto, pero dos de cada tres en el mundo en desarrollo, carecen de información aunque fuera mínima sobre el consumo de tabaco por jóvenes y adultos.

Además, son insuficientes los datos sobre otros aspectos de la epidemia, por ejemplo morbilidad y mortalidad relacionadas con el tabaco. Una buena vigilancia permitirá obtener información sobre la magnitud de la epidemia en un país, así como sobre la manera de adaptar las políticas a las necesidades específicas del país. La vigilancia tanto a nivel mundial como de país es decisiva para entender y hacer retroceder la epidemia de tabaquismo.

Haga clic acá para ver los datos disponibles de prevalencia de consumo de tabaco en distintas poblaciones.