Todos tienen el derecho fundamental de respirar aire puro. Los entornos sin humo son esenciales para proteger a los no fumadores, así como para alentar a los fumadores a dejar de fumar. Todo país, independientemente de sus ingresos, puede aplicar eficazmente leyes en favor de los entornos sin humo. Sin embargo, sólo el 5% de la población mundial está protegida del humo mediante una legislación integral a ese respecto. En la mayor parte de los países la legislación sobre el humo abarca sólo algunos espacios interiores, tiene poca fuerza o no se hace cumplir bien. Una vez en vigor y con la observancia debida, la legislación contra el humo es muy popular, incluso entre los fumadores, y no perjudica la actividad comercial. Sólo una prohibición absoluta de fumar en los lugares públicos y entornos laborales permite proteger a la población del humo de tabaco ajeno y ayuda a los fumadores a dejar.

El humo de tabaco ajeno (HTA) es una mezcla de miles de químicos, muchos de los cuales son tóxicos o pueden causar cáncer en los humanos. No hay un nivel "seguro" de exposición al HTA. La exposición al HTA causa serias enfermedades, y muertes en los adultos no fumadores y los niños. El reporte de importancia más reciente sobre los riesgos del HTA fue lanzado en septiembre de 2005, por la Junta Directiva de la Agencia de Protección Ambiental de los Recursos del Aire de California (CAL/EPA por sus siglas en inglés). Dicho reporte confirmó que, en los adultos, el humo de tabaco ajeno causa:

  • Cáncer de pulmón,
  • cáncer de senos nasales,
  • cáncer de pecho en mujeres jóvenes(principalmente pre-menopáusicas),
  • enfermedades del corazón einfartos,
  • inducción y exacerbación deasma, y

Que el HTA causa daño a los niños, bebés y la vida reproductiva a través de:

  • enfermedades agudas del tractorespiratorio bajo (como neumonía o bronquitis),
  • inducción y exacerbación de asma,
  • síntomas respiratorios crónicos,
  • infección del oído medio,
  • bebés con bajo peso al nacer y
  • Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SIDS, por sus siglas en inglés).

La única manera de proveer protección contra el HTA es el hacer que todos los ambientes cerrados (y en algunos casos, los ambientes externos) sean 100% libres de humo de tabaco. Las áreas de fumadores y no fumadores compartidas, o las áreas de fumadores en edificios que comparten un sistema de ventilación común contaminan el aire limpio con aire contaminado. Una mayor ventilación podría incrementarel nivel de confort, pero NO provee protección de las toxinas del HTA (en inglés). Para que un sistema de ventilación pueda limpiar el aire debería tener la fuerza de un huracán.

Al igual que las compañías tabacaleras se rehúsan a reconocer que el HTA es dañino, ellos (y los restaurantes, hoteles y asociaciones de bares que ellos patrocinan) también reclaman que los ambientes libres de humo de tabaco provocarán que los bares y restaurantes pierdan sus negocios. Pero docenas de estudios de ventas, así como los datos de impuestos y empleo de jurisdicciones que son libres de humo de tabaco muestran que, sin excepción, las leyes sobre ambientes libres de humo tienen un impacto neutral o positivo en el ingreso de los bares y restaurantes.

La iniciativa América Libre de Humo de la OPS crea conciencia sobre el daño causado por el HTA y promueve los ambientes libres de humo de tabaco. Para mayor información, por favor visite la página de Internet América Libre de Humo.

Enlaces (en inglés):

En informe de la OMS del 2009 muestra que es posible avanzar con políticas de control del tabaco, particularmente con las políticas de ambientes 100% libres de humo de tabaco. En el año 2008, 154 millones de personas fueron cubiertas por leyes de ambientes libres de humo, casi todas en países de bajos y medianos recursos. Ha aumentado considerablemente la legislación subnacional.

Actualmente, 25 de las 100 ciudades más grandes del mundo son libres de humo de tabaco. Entre ellas están  Ciudad de México, Sao Paulo, Nueva York, Toronto, Bogotá y Río de Janeiro. En el caso de Buenos Aires es la única megaciudad de la región que no cumple con la norma de protección universal, pues no es 100% libre de humo.

17 países tienen legislación de ambientes 100% libre de humo amplia que protege a toda la población. Colombia , Guatemala y Panamá son tres de siete países en el mundo que el año pasado implementaron leyes nacionales de ambientes 100% libres de humo incluyendo bares y restaurantes. 

En función de la experiencia de los cientos de países que ya han implementado este tipo de legislación, la OMS lanzó una serie de recomendaciones que incluyen:

  • Es necesario que exista legislación de ambientes 100% libres de humo, las políticas voluntarias propuestas por la industria no sirven. La legislación debe ser simple, clara, comprensible y fácil de cumplir.
  • Se debe tomar acción en todos los niveles (nacional, provincial, municipal)
  • Es crucial anticiparse y responder a la oposición de la industria tabacalera que frecuentemente se moviliza a través de terceros.
  • Es indispensable involucrar a la sociedad civil. Es importante educar y consultar con los interesados directos (stakeholders). El éxito de la implementación depende de la existencia de medidas punitorias para aquellos que no cumplen con la ley
  • El monitoreo y evaluación son fundamentales para medir el impacto y es importante diseminar los resultados para apoyar a otros que quieran implementar este tipo de legislación. Las áreas para fumadores y los sistemas de ventilación NO eliminan los efectos adversos que tiene la exposición al humo de tabaco ajeno en la salud