La mayor parte de los fumadores del mundo (más de 1000 millones de personas, de las cuales aproximadamente la cuarta parte son adultos) son adictos. Muchos quieren dejar el tabaco, pero pocos reciben la ayuda que necesitan. En sólo nueve países, donde vive el 5% de la población mundial, hay plenamente disponibles servicios para tratar la dependencia del tabaco. Los países deben establecer programas que ofrezcan intervenciones eficaces de bajo costo para quienes deseen liberarse de su adicción al tabaco.

Tratamiento de la dependencia de tabaco

El tabaco contiene nicotina, una droga adictiva comparable a la heroína y cocaína. El propósito principal de fumar el tabaco es el enviar una dosis de nicotina rápidamente al cerebro. Los desórdenes relacionados con la nicotina son problemas de tipo dependencia-abstinencia que pueden desarrollarse con el uso del tabaco en cualquier forma. Los efectos de dependencia-abstinencia que el tabaco y la nicotina producen están identificados como una enfermedad, en la categoría "efectos tóxicos de otras sustancias no especificadas" de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud. Lea sobre la neurociencia y el uso y dependencia de sustancias psicoactivas (en inglés).

Si usted trabaja en el tema de la dependencia de tabaco, usted puede leer más sobre la eficacia, seguridad, aspectos demográficos y efectos en la salud, economía de la salud, y otras políticas de tratamientos relacionadas. Para ello, consulte la base de datos y recursos educativos para el tratamiento de la dependencia de tabaco (en inglés).

Para el tratamiento de la dependencia del tabaco, además de un enfoque individual (mediante intervenciones de comportamiento o farmacológicas), es necesario un ambiente de apoyo para alentar a los consumidores de tabaco en su intento por dejar el hábito. El tratamiento de la dependencia de tabaco debe ser parte de un grupo de medidas de política sobre el control de tabaco junto con medidas tales como incrementar los impuestos y políticas de precios, restricciones en la publicidad, diseminación de información y establecimiento de lugares públicos libres de humo. Lea sobre las recomendaciones de política de la OMS para la cesación del fumado y el tratamiento de la dependencia del tabaco (en inglés).

Dejar de fumar
Existen muchos recursos en línea disponibles para ayudarle a usted a dejar de fumar. La OPS no apoya oficialmente ninguno de estos recursos; no obstante, le proporcionamos acá una serie de enlaces para su mayor conveniencia. Para obtener mayor información y otro tipo de recursos, le sugerimos que contacte a su sociedad local de cáncer, pulmones o corazón, las cuales pueden llevar a cabo programas gratuitos. Usted puede consultar con su médico, trabajador de salud pública o farmacéutico por consejería o referencias.


¿Desea usted dejar de fumar?

Visite los siguientes enlaces para accesar información útil sobre cómo dejar de fumar.