familiasLa forma más efectiva de mejorar la salud de los y las adolescentes es aplicando un enfoque preventivo y de promoción integral de su desarrollo.

La salud y el desarrollo de los adolescentes son temas que han adquirido gran importancia, especialmente si se trata de abordar problemas tales como la sexualidad desprotegida, embarazos no deseados, uso de alcohol y drogas, accidentes, violencia, problemas nutricionales, etc. Estos problemas de salud derivan de conductas o estilos de vida de los propios jóvenes, tienen factores de riesgo comunes y están interelacionados en términos de causa-efecto.

Dentro del Programa de Salud Integral del Adolescente propuesto por la Organización Panamericana de la Salud, la familia es considerada como uno de los importantes enfoques integradores que debe aplicarse como estrategia de abordaje, y como uno de los microambientes promotores de salud, desarrollo y bienestar.

Desde una perspectiva psicosocial, la familia es vista como:

  • Uno de los microambientes donde permanece el adolescente y, que por lo tanto, es responsable de lograr que su funcionamiento favorezca un estilo de vida saludable. Este estilo de vida debe promover el bienestar y el desarrollo de los miembros de la familia.
  • Un contexto de por sí complejo e integrador, pues participa en la dinámica interaccional de los sistemas biológico, psicosocial y ecológico, dentro de los cuales se movilizan los procesos fundamentales del desarrollo del adolescente.
  • Una unidad psicosocial sujeta a la influencia de factores socioculturales protectores y de riesgo, cuyo interacción la hace vulnerable a caer en situaciones de crisis o en patrones disfuncionales.
  • Uno de los factores protectores cuando funciona en forma adecuada, que es por lo tanto, uno de los focos de la prevención primordial y primaria.

Familias Fuertes

familias fuertesEl Programa Familias Fuertes es una iniciativa dirigida a los padres de familia y adolescentes, que ha demostrado reducir la probabilidad del abuso de sustancias psicotrópicas y otros comportamientos de riesgo asociados a los adolescentes, incluyendo el HIV/sida y la salud sexual y reproductiva.

Adaptado de su original Iowa Strengthening Families Program (ISFP), desarrollado por la Universidad Estatal de Iowa, ha debido ser adaptado a la realidad social y cultural de la Región de las Américas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y sus autores.

El programa Familias Fuertes está destinado a:

  • Ayudar a los padres o tutores a aprender aptitudes de crianza que apoyen el desarrollo del joven.
  • Enseñar a los padres o tutores maneras efectivas de disciplinar y guiar a sus hijos.
  • Dar a los jovenes orientaciones saludables para el futuro y para incrementar el aprecio al esfuerzo de sus padres o tutores.
  • Enseñar a los jovenes aptitudes para enfrentar el estres y la presion de grupo.

Este programa consiste en siete sesiones dirigidas a reducir factores de riesgo relacionados con la familia, y en construir estrategias de protección tanto para jóvenes como para sus padres o tutores. En cada sesión se realizan actividades paralelas para padres o tutores por un lado y para jóvenes por otro, que concluyen con actividades comunes para toda la familia a lo largo de siete semanas. En el programa se incluyen manuales de enseñanza, videos que ilustran los diferentes tópicos, así como modelos para prácticas individuales y de grupo.

Las sesiones se dividen temáticamente en el siguiente orden:

  • 1. Usando amor y límites
  • 2. Estableciendo las reglas del hogar
  • 3. Fomentando la buena conducta
  • 4. El uso de las consecuencias
  • 5. Construyendo puentes
  • 6. Protección contra el abuso de substancias
  • 7. Ayuda para las necesidades especiales de la familia

Materiales relacionados


Publicaciones sobre Familias