En el marco del Día Mundial sin Tabaco, la OPS/OMS alerta que estos son los dos factores de riesgo que causan más muertes en la región.

Washington, D.C., 5 de junio de 2013 (OPS/OMS).-
El consumo de tabaco aumenta el riesgo de muerte de las personas que tienen hipertensión. En el marco del Día Mundial sin Tabaco, que se celebra cada 31 de mayo, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) llama a prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco en las Américas para ayudar a reducir el consumo de tabaco, y también exhorta a controlarse la presión arterial.

En las Américas, un 30% de la población de más de 18 años padece hipertensión, en tanto un 21% de quienes tiene más de 15 años son fumadores. Combinados, los dos factores de riesgo potencian la posibilidad de tener enfermedades cardiovasculares, las cuales que son las responsables del 30% de las muertes en las Américas.

"Muchos de los riesgos de la hipertensión pueden reducirse al controlar la presión arterial. Si a esto se le suma el abandono del tabaco, se puede reducir aún más el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular", señaló Adriana Blanco, asesora regional en tabaco de la OPS/OMS.

El tabaquismo es responsable del 16% de las muertes de las personas de más de 30 años en las Américas, lo que representa un millón de muertes anuales. Junto con Europa, la región tiene el porcentaje más alto de fallecimientos vinculados al tabaco, por encima del 12% del promedio global.

"Es fundamental que los países apliquen todas las medidas contenidas en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. En especial, este año estamos haciendo énfasis en una de ellas: la prohibición total de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, la cual es una de las medidas más efectivas para reducir su consumo", explicó Blanco. Hasta la fecha sólo cinco países de la región han aplicado este tipo de medidas: Panamá (2008), Colombia (2009), Brasil (2011, aunque está pendiente de la reglamentación), Chile (2013) y Suriname (en junio de 2013). El resto tienen prohibiciones amplias, mínimas o de ningún tipo.

En tanto, la presión arterial alta aumenta el riesgo de tener un infarto al corazón, un accidente cerebrovascular e insuficiencia renal crónica. En las Américas, las enfermedades cardiovasculares causan 1,9 millones de muertes al año y son la principal causa de muerte en la mayoría de los países de la región.

"El tabaco combinado con la hipertensión resulta letal. Abandonar el tabaco colabora a una significativa reducción de las muertes por ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares", afirmó Pedro Ordúñez, asesor en Enfermedades no Transmisibles de la OPS/OMS.

"Las personas que son diagnosticadas con hipertensión pueden ser tratadas y controladas a largo plazo, lo que mejora significativamente su probabilidad de tener vida larga, saludable y productiva", añadió Ordúñez. "Todos los actores tienen un papel a jugar en ayudar a prevenir esta enfermedad y también en controlarla. Las medidas que ayuden a reducir el consumo de tabaco también son medidas que ayudan a reducir y a controlar la presión alta", subrayó.

Además de evitar el consumo de tabaco, la hipertensión  también se previene comiendo con menos sal (en particular en los alimentos procesados), manteniendo una dieta balanceada y saludable, haciendo actividad física regularmente, y evitando el consumo nocivo de alcohol.

Este año, el Día Mundial de la Salud, que se celebra cada 7 de abril, estuvo dedicado a los riesgos de la hipertensión. La OPS/OMS hizo un llamado a que las personas conozcan sus números de presión arterial y en ese sentido, tomen medidas para prevenir y controlar la hipertensión.


Enlaces: