This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

Estados Miembros aprueban en la Asamblea General de la OEA una resolución de apoyo a la lucha contra las infecciones relacionadas con la pobreza

Washington, D.C., 10 de junio de 2013 (OPS/OMS) — La Organización Panamericana de la Salud (OPS) celebra el compromiso de los países de las Américas de fortalecer su lucha contra las enfermedades infecciosas desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza, en una resolución aprobada este 6 de junio por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Esta resolución reitera el compromiso de los países de tomar acciones para eliminar o reducir las enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza. En 2009, las autoridades sanitarias de la región se pusieron como meta la eliminación o reducción del impacto de 12 enfermedades infecciosas desatendidas para finales de 2015.

"La resolución de la OEA es un gran avance para la implementación de acciones urgentes que deben tomarse para que estas enfermedades dejen de considerarse un problema de salud pública para 2015", afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

Más de 100 millones de personas en las Américas padecen alguna de las enfermedades infecciosas desatendidas, que suelen afectar a las poblaciones más pobres, marginadas y que tienen difícil acceso a los servicios de salud, agua y saneamiento.

"El control y la eliminación de las enfermedades infecciosas desatendidas podría sumarse a los logros de salud pública de la región. Trabajando en conjunto con otros socios, se puede contribuir a su eliminación y reducir así las inequidades en las Américas", afirmó Etienne.

La resolución de la Asamblea de la OEA destaca que debe ser posible "añadir valor a los actuales esfuerzos y contribuir a las actividades de la OPS en este importante ámbito de trabajo, en especial a la luz del papel de la Organización como órgano central del sistema interamericano".

La región ha avanzado en la eliminación y control de algunas de estas enfermedades: ya se eliminó la lepra a nivel nacional en 34 de los 35 países; se logró la eliminación de la transmisión vectorial domiciliaria de la enfermedad de Chagas por el principal vector en 14 países y se implementó el tamizaje universal de donantes en 20 de los 21 países endémicos; se eliminó la filariasis linfática en tres países; y se eliminó o interrumpió la transmisión de la oncocercosis en diez de los 13 focos en las Américas

Las enfermedades desatendidas son causadas por diversos microorganismos. En su gran mayoría son enfermedades infecciosas crónicas, con efectos perdurables en la salud, ya que pueden afectar el crecimiento, el desarrollo físico e intelectual y la capacidad de aprendizaje de las personas afectadas.

La prevención y el control de estas enfermedades relacionadas con la pobreza requieren de un abordaje integrado, con acciones multisectoriales e intervenciones de bajo costo. Esto significa no sólo brindar medicamentos, sino también trabajar en el control de vectores, en la educación de la población para prevenirlas, en mejorar su acceso al agua y al saneamiento.

La OPS fue fundada en 1902 y es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países del continente para mejorar la salud y la calidad de la vida de las personas de las Américas. Actúa como la Oficina Regional para las Américas de la OMS y sirve también como la agencia especializada de salud del sistema interamericano.

Enlaces: