This page has been archived and is no longer updated. We apologize for the inconvenience. To find similar material or an updated version of the page, please visit one the following resources:
Health Topics || Country Sites || News Releases || Our New Homepage

Esta página ha sido archivada y ya no es actualizada. Pedimos disculpas por la molestia. Para encontrar material similar o una versión actualizada de la página, visite uno de los siguientes recursos:
Temas de salud || Sitios de países || Comunicados de prensa || Nuestra nueva página de inicio

Datos clave

  • En el mundo, más de 120 millones de personas están infectadas con filariasis linfática, y cerca de 40 millones tienen discapacidades o están desfiguradas por la enfermedad.
  • En las Américas, esta enfermedad es causada exclusivamente por el parásito Wuchereria bancrofti (en otras regiones también existen las formas causadas por Brugiamalayi y B.timori). 
  • Unas 12,6 millones de personas están todavía en riesgo de infección en las Américas, el 90% de las cuales están en Haití.
  • En la región, sólo cuatro países son endémicos por filariasis linfática: Brasil, República Dominicana, Guyana y Haití.
  • En Brasil queda solamente un único foco activo limitado al área metropolitana de Recife, Pernambuco, donde se ha implementado un plan de eliminación, mediante la administración del antiparasitario, y la eliminación se encuentra muy cerca.

¿Qué es la filariasis linfática?

La filariasis linfática, conocida generalmente como elefantiasis, es una infección humana que se produce por la transmisión de unos parásitos denominados filarias a través de los mosquitos, entre ellos los del género Culex, que está muy extendido en las zonas urbanas y semiurbanas.

Los mosquitos se infectan con microfilarias al ingerir sangre cuando pican a un portador infectado. Las microfilarias maduran en el mosquito y se convierten en larvas infecciosas. Cuando los mosquitos infectados pican a las personas, las larvas maduras del parásito se depositan en la piel, desde donde pueden penetrar en el organismo. 

La filariasis linfática adopta formas asintomáticas, agudas y crónicas. La mayoría de las infecciones son asintomáticas y no presentan signos externos. A pesar de ello dañan el sistema linfático y los riñones y alteran el sistema inmunológico. Las manifestaciones dolorosas y muy desfigurantes de la enfermedad, linfedema, elefantiasis e inflamación escrotal, aparecen más tarde y pueden causar rechazo y estigma social, con la consecuente pérdida de autoestima y la disminución de oportunidades de trabajo de los afectados, y por lo tanto, afectan su situación económica y social.

La enfermedad se puede eliminar en las Américas con la administración masiva simultánea de dos medicamentos (dietilcarbamazina y albendazol) en una sola dosis anual, para las personas que viven en áreas de riesgo, por al menos cinco años consecutivos.

En los lugares donde la enfermedad es endémica se recomienda el uso de mallas mosquiteras en las ventanas y puertas de las viviendas y sobre las camas, eliminación de criaderos de mosquitos y la aplicación de insecticidas en letrinas abiertas.

Respuesta de la OPS/OMS

  • En 2009, los Estados Miembros de la OPS/OMS se pusieron como meta eliminar la filariasis linfática como un problema de salud pública para 2015. En 2016, los países ratificaron este compromiso mediante la  aprobación del plan para el control y eliminación de  las enfermedades infecciosas desatendidas 2016-2020, entre las que se incluye la filariasis linfática.
  • La OPS/OMS colabora con los países endémicos para obtener donación de medicamentos, kits diagnósticos y otros insumos necesarios para fortalecer la prevención y las actividades de control.
  • La OPS/OMS monitorea y evalúa los progresos en los países endémicos hacia la eliminación e interrupción de la transmisión de filariasis linfática, y provee de cooperación técnica para fortalecer la capacidad para el monitoreo y la evaluación de los programas de eliminación de esta enfermedad.

Para más información, por favor visite www.paho.org/filariasislinfatica 

Actualizado septiembre 2017