Datos clave

  • A nivel mundial, se estima que 232 millones de personas en 78 países requieren tratamiento anual para la esquistosomiasis.
  • En las Américas, se calcula que casi 1,6 millones de niños en edad escolar necesitan medicación preventiva (principalmente en el noreste de Brasil y Venezuela).
  • Cuatro países en las Américas son endémicos a la esquistosomiasis: Brasil, Venezuela, Surinam y Santa Lucía.
  • En Surinam y Santa Lucia, la transmisión es baja y se considera que hay una buena chance de interrumpir la transmisión en el futuro cercano.
  • En República Dominicana, Puerto Rico, Montserrat, Antigua, Martinica y Guadalupe, la información disponible indica que la transmisión se ha interrumpido. Sin embargo, aún se requieren más estudios y evidencia para avanzar hacia la verificación de que la enfermedad se ha eliminado.

¿Qué es la esquistosomiasis?

Esquistosomiasis es una infección parasitaria crónica causada por gusanos pequeños. Es muy frecuente en poblaciones rurales y empobrecidas. En las Américas, la especie parasitaria es Schistosoma mansoni, que se asocia con la esquistosomiasis intestinal.

El principal factor de riesgo para infectarse es la exposición, por actividades domésticas, laborales o recreacionales, al agua dulce contaminada con heces humanas infectadas por el parásito. Para que sea posible la transmisión, en el agua contaminada debe estar presente una especie de caracol, que es el huésped intermediario del parásito.

Los niños y adolescentes son las poblaciones con mayor riesgo.

Una infección crónica puede resultar en anemia, fibrosis de las venas intestinales y del hígado, agrandamiento del bazo y, en casos graves, puede traer complicaciones neurológicas  y hasta la muerte.

Cada año se reportan muertes por esquistosomiasis tanto en niños como en adultos.

Respuesta de la OPS/OMS

  • En 2009 los Estados Miembros de la OPS/OMS acordaron redoblar las acciones para reducir a menos del 10% para 2015 la prevalencia de la esquistosomiasis en áreas de transmisión elevada (CD49.R19).
  • En 2012, los países de la OMS aprobaron la meta de eliminar la transmisión de la esquistosomiasis. (WHA 65.21).
  • Las intervenciones recomendadas por la OPS/OMS se centran principalmente en la mejora de las condiciones sanitarias y la administración masiva del medicamento antiparasitario praziquantel en zonas endémicas a comunidades enteras o grupos de alto riesgo (niños en edad escolar, mujeres en edad fértil y trabajadores con contacto frecuente con el agua dulce contaminada). El tratamiento a intervalos regulares evita el desarrollo y la progresión hacia formas más graves de la enfermedad.
  • La OPS/OMS colabora con los países endémicos para obtener donación de medicamentos y otros insumos necesarios para lograr interrumpir la transmisión y eliminar la esquistosomiasis.
  • La OPS/OMS brinda cooperación técnica en la vigilancia, prevención y control de la esquistosomiasis (como el mapeo de la distribución de la enfermedad) y ayuda a los países endémicos a prepararse para la verificación de la eliminación de la enfermedad .

Para obtener más información, por favor visite: www.paho.org/esquistosomiasis