Cover 1

Introducción

Canadá ocupa la segunda extensión territorial más grande del mundo y se divide en tres territorios en la región del norte y 10 provincias en las regiones occidental, central, oriental y atlántica. Desde que en 1867 se creó la confederación, Canadá ha evolucionado hasta convertirse en una sociedad multicultural con una población ampliamente diversa que alimenta su cultura nacional única. La economía canadiense es la décima del mundo gracias a sus abundantes recursos naturales y al comercio. Es miembro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y del Grupo de los Ocho (G8). En 2008, el PIB del Canadá fue US$ 1,501 billones, mientras el PIB per cápita fue US$ 45.070 (1).

En 2006, Canadá tenía una población de 31.612.897 habitantes (con una proporción casi idéntica de hombres y mujeres), con una esperanza de vida al nacer de 83 años para las mujeres y 78,3 años para los hombres (2). Según el censo de 2006 se calcula que, de la población total de Canadá, 4,3 millones son menores de 12 años, de los que 2 millones son menores de 6. Aproximadamente 5% de los menores de 12 años son inmigrantes y 6% son indígenas (3). La proporción de adultos mayores (65 años o más años de edad) aumentó de 9% en 1978 a 14% en 2008 (figura 1). La tasa total de fecundidad de Canadá en 2008 era de 1,68; la población urbana del país en 2006 ascendía a 80%.

Figure 1

La mayoría de los canadienses gozan de una salud física y mental de buena a excelente. Gracias, en parte, a los esfuerzos de salud pública como la introducción de la vacunación masiva, la concientización sobre el abandono del tabaquismo y el programa para el uso del cinturón de seguridad, los canadienses viven más tiempo y han descendido las tasas de mortalidad infantil. En 2009, 62,2% de los canadienses de 12 años o más declaraban que su salud era "excelente" o "muy buena", un aumento con respecto al 59,7% registrado en 2003 (4).

Determinantes Y Desigualdades En Salud

Las desigualdades entre los canadienses se hacen evidentes en algunos indicadores clave de la salud de la población, como la mortalidad y la esperanza de vida ajustada en función del estado de salud, así como en algunos indicadores del bienestar, como los niveles de ingresos y la seguridad alimentaria en los hogares. En 2006, la prevalencia del nivel de ingresos bajos fue de 14,5%.1

Los canadienses indígenas padecen tasas mucho mayores de pobreza, enfermedades crónicas y condiciones de vida desfavorables. Por ejemplo, aproximadamente 21% de los hogares indígenas que no están en reservas presentan inseguridad alimentaria, en comparación con 7,7% del total de los hogares canadienses (5).

En respuesta a este problema, los programas sociales de Canadá, incluidos los que proporcionan apoyo económico a los desempleados, los pensionados y las familias y personas necesitadas, contribuyen a garantizar la salud y el bienestar de los canadienses. Un ejemplo es la inversión del gobierno federal de CAD$ 1.000 millones de dólares en 2009 en el Plan de Acción Económica de Canadá, por medio del cual se construyeron viviendas sociales para adultos mayores y personas discapacitadas con ingresos bajos, así como para las Primeras Naciones y otras comunidades.

Medio Ambiente Y Seguridad Humana

VIOLENCIA

En 2007 se notificaron a la policía 75.800 incidentes de violencia familiar en Canadá. De ellos, 40.200 eran incidentes violentos perpetrados por un cónyuge o pareja actual o anterior. Las mujeres fueron las víctimas del maltrato conyugal en 83% de los casos. En el mismo año se denunciaron a la policía 1.938 incidentes de violencia familiar contra ancianos, en 17 de los cuales la víctima falleció (1% de los casos notificados). Dentro de Canadá, el gobierno federal colabora para crear soluciones a largo plazo contra el abuso y el descuido económico, físico, emocional y sexual mediante diversas medidas, que incluyen, entre otras, hacer frente a los posibles factores de riesgo, favorecer la promoción de la salud y aplicar estrategias e intervenciones de desarrollo para reducir los delitos.

CAMBIO CLIMÁTICO

Los esfuerzos por preparar a los canadienses para las repercusiones previstas del cambio climático se han centrado en la reducción de los riesgos derivados de los incidentes de calor extremo y las enfermedades infecciosas relacionadas con el clima, y en la adopción de medidas para afrontar los desafíos especiales a los que se enfrentan los canadienses que viven en las zonas nórdicas del país. Los funcionarios del sector de la salud y de la gestión de emergencias han elaborado guías sobre las alertas por calor y los sistemas de respuesta, y el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades asociadas a las temperaturas elevadas. El programa piloto del sistema de respuesta y evaluación de los efectos de las enfermedades infecciosas se centra en las enfermedades infeccionas transmitidas por el agua (por ejemplo, Escherichia coli) y por vectores (en concreto, el virus del Nilo Occidental y la enfermedad de Lyme) que se atribuyen al cambio climático o se consideran exacerbadas por este.

INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS: BROTE DE LISTERIOSIS

Aunque Canadá tiene uno de los mejores sistemas de inocuidad de los alimentos del mundo, en el verano de 2008 hubo un raro brote de listeriosis vinculado al consumo de productos cárnicos envasados: se confirmaron 57 casos y 23 muertes. Tras ese brote y la atención pública que suscitó, Canadá se ha esforzado por aumentar su capacidad de evaluación de los riesgos de salud y de pruebas de laboratorio, así como por reforzar las comunicaciones públicas acerca de la inocuidad de los alimentos.

Condiciones De Salud Y Sus Tendencias

PROBLEMAS DE SALUD DE GRUPOS ESPECÍFICOS DE POBLACIÓN

Salud materna y reproductiva

Varios programas comunitarios clave en Canadá abordan el tema de la salud de las embarazadas vulnerables, sus hijos y sus familias, como el Programa Canadiense de Nutrición Prenatal, el Programa de Acción Comunitaria para Niños, el Programa de Salud Maternoinfantil y el Programa de Ayuda Preescolar a los Pueblos Indígenas de las Colectividades Urbanas y Nórdicas. En una evaluación del Programa Canadiense de Nutrición Prenatal llevada a cabo entre 2004 y 2009, se constató que cuanto mayor era la exposición de las mujeres al programa, mejor era el desenlace de los partos y más positivas las conductas con respecto a la salud (6). Por ejemplo, las mujeres con un alto nivel de exposición a los servicios del programa tenían más del doble de probabilidades de consumir vitaminas o suplementos minerales que las mujeres con una exposición general inferior, y la exposición mayor al programa se asociaba también con 19% más de probabilidad de reducción del tabaquismo y 42% más de probabilidad de abandonar el consumo de alcohol. Además, las mujeres con el nivel más alto de exposición al programa presentaban 8% más de probabilidades de iniciar la lactancia materna y las mujeres con una exposición alta al programa tenían una probabilidad 4,6 veces mayor de ampliar la duración de la lactancia materna que las mujeres con una exposición baja al programa.

Lactantes, niños y adolescentes

En 2007, la tasa de mortalidad infantil en Canadá fue de 5,1 defunciones por 1.000 nacidos vivos (7). Las causas más frecuentes de mortalidad infantil en ese año fueron las anomalías congénitas (que incluyen diversos trastornos, como la espina bífida y el síndrome de Down) (8). Para los niños de edades comprendidas entre 1 y 11 años, las principales causas de muerte fueron los traumatismos accidentales, especialmente los relacionados con accidentes automovilísticos. A continuación de los accidentes de tránsito, el ahogamiento, las obstrucciones de la respiración (sofocación, asfixia y estrangulación) y los incendios fueron las causas más frecuentes de muerte por traumatismo accidental (3). Los traumatismos accidentales fueron la principal causa de la morbilidad y discapacidad de los niños y los jóvenes en Canadá al representar 15% de las hospitalizaciones de menores de 12 años en 2005.

Todas las provincias y territorios han aportado fondos públicos para programas de vacunación, con las siguientes vacunaciones rutinarias gratuitas para los menores de 17 años: difteria, tétanos, tos ferina, poliomielitis, rubéola, sarampión, parotiditis, hepatitis B, Haemophilus influenzae tipo B, varicela, meningitis y neumococo (pneumo 13). A principios de 2010, todas las jurisdicciones de Canadá habían introducido con éxito la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en sus programas de vacunación para mujeres de entre 9 y 26 años. En el cuadro 1 se presentan las tasas de inmunización infantil en 2010 (9).

Table 1

El asma, la diabetes y el cáncer son tres enfermedades importantes que afectan a los niños canadienses (10). En el año 2000, aproximadamente 16% de los niños canadienses entre los 4 y los 11 años de edad padecían asma. En 2005–2006, 0,3% de la población entre 1 y 19 años se consideraba diabética. Aunque a la gran mayoría se les diagnosticó diabetes tipo 1, que se vincula fundamentalmente a factores genéticos, la diabetes tipo 2 está aumentando en los niños canadienses debido a los hábitos alimentarios deficientes y el aumento de las tasas de obesidad. Se calcula que en promedio anualmente se diagnostica cáncer a unos 800 niños entre 0 y 14 años de edad (15 por 100.000). El cáncer más frecuente en este grupo etario es la leucemia, que representa aproximadamente un tercio del total de casos nuevos.

Adultos mayores (65 y más años de edad)

En 2008, las tres principales causas de muerte en los adultos mayores fueron el cáncer (28%), las enfermedades circulatorias (33%) y las enfermedades respiratorias (10%) (11). Las caídas son la causa más frecuente de traumatismos en los adultos mayores y se calcula que uno de cada tres tiene probabilidades de caerse por lo menos una vez al año. Aunque los traumatismos no representan una causa importante de muerte en los ancianos, 41% de las defunciones relacionadas con algún traumatismo en los adultos mayores se deben a las caídas. En 2009, las enfermedades crónicas afectaban ampliamente a los adultos mayores, puesto que 89% presentaba al menos una afección crónica y muchos padecían varias. Vale mencionar que en 2008 29% de los adultos mayores se consideraban obesos. Se calcula que 17% de los ancianos canadienses tienen un peso inferior al normal, con los consiguientes riesgos para la salud: desnutrición, osteoporosis y vida acortada.

Diversos tipos de demencia (incluida la enfermedad de Alzheimer), la depresión y los delirios afectan a aproximadamente 400.000 adultos mayores canadienses y se prevé que estas cifras se duplicarán en los próximos 30 años. Los adultos mayores que viven en la comunidad tienden a tener tasas menores de depresión diagnosticada (1% a 5%), que los que viven en establecimientos de atención a largo plazo (14% a 42%). Aunque se desconoce la causa, en las mujeres ancianas la prevalencia de enfermedad de Alzheimer y demencias conexas y de depresión es mayor que en los hombres.

Pueblos étnicos o raciales

Aproximadamente 4% de los habitantes de Canadá son indígenas. En 2010, las Primeras Naciones tenían una población de 845.783 personas y los inuit 50.485, siendo la mitad menores de 25 años. En la población indígena existen entre 50 y 70 grupos culturales diferentes y más de 50 idiomas. La mayoría de las Primeras Naciones viven en reservas (58%) con acceso limitado por carretera, en tanto que 78% de los inuit viven en las cuatro regiones que constituyen el Inuit Nunangat (la tierra natal de los inuit), al que se accede principalmente por avión. Cincuenta y siete por ciento de las comunidades de Primeras Naciones y 38% de las comunidades inuit tienen menos de 500 personas.

El estado de salud de la población de las Primeras Naciones e inuit ha mejorado en forma sostenida desde 1980, pero sigue siendo deficiente en comparación con el promedio nacional. La esperanza de vida ha aumentado en aproximadamente 15% para los hombres y 12% para las mujeres, pero las cifras más recientes muestran que la esperanza de vida es de 72,9 años para las Primeras Naciones y 66,9 años para los inuit. En zonas donde Canadá cuenta con datos de buena calidad, las tasas de mortalidad infantil de las Primeras Naciones siguen siendo aproximadamente el doble que la tasa de mortalidad infantil en la población que no pertenece a las Primeras Naciones. La tasa de mortalidad infantil de los inuit es aproximadamente cuatro veces mayor que en la población canadiense general. La prevalencia de enfermedades transmisibles y no transmisibles es mayor en los pueblos indígenas que en la población general. En 2009, por ejemplo, la tasa general de incidencia de tuberculosis fue de 4,7 por 100.000 habitantes, pero esta cifra fue de 26,8 por 100.000 para el total de la población indígena registrada y aumentó en forma exponencial a 155,8 por 100.000 para los inuit. La incidencia de diabetes es 3,8 veces mayor en los habitantes pertenecientes a las Primeras Naciones que viven en reservas que en el país en su totalidad. La tasa de mortalidad por cáncer en 1999–2003 entre los residentes del Inuit Nunangat fue de 119,3 por 100.000, casi el doble de la tasa para Canadá en general (60,9 por 100.000). Los problemas de salud mental son prominentes y se traducen en elevadas tasas de suicidio: la tasa de suicidio de los inuit (112 por 100.000 en 1999–2003) es 11 veces mayor que la tasa nacional general y la tasa de suicidio juvenil de las Primeras Naciones (28,2 por 100.000 en 2000) es 4,3 veces mayor que la tasa de suicidio juvenil en la población canadiense general (6,56 por 100.000). La situación sanitaria deficiente se atribuye en gran medida a las condiciones socioeconómicas deficientes, escasos logros educativos, ingresos bajos, desempleo alto y viviendas hacinadas con ventilación deficiente y agua de mala calidad.

A pesar de estos problemas, algunos logros importantes en lo que respecta a la salud de los indígenas incluyen mayores niveles de concientización y de conocimientos sobre los comportamientos saludables en cuanto a la actividad física, dieta sana, cuidados prenatales, lactancia materna y nutrición infantil. Las necesidades de bienestar mental en los indígenas se atienden mediante programas de salud mental y prevención de suicidios, y programas para la prevención y el tratamiento del consumo de sustancias psicoactivas.

MORTALIDAD

El cáncer y las cardiopatías, las dos principales causas de muerte en Canadá, fueron responsables de 51% de las 238.617 defunciones ocurridas en 2008 (12). El cáncer representó 30% del total de defunciones en 2008, seguido de las cardiopatías (21%) y los accidentes cerebrovasculares (6%). Clasificadas por orden, las otras siete causas de muerte principales fueron las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (en su mayor parte enfermedad pulmonar obstructiva crónica), los accidentes (traumatismos accidentales), la diabetes, la enfermedad de Alzheimer, la gripe y la neumonía, las nefropatías y el suicidio (cuadro 2) (13). Estas 10 causas representaron 77% del total de defunciones en 2008, comparado con 80% en 2000. Por grupos de edad, se observaron diferencias en las principales causas de muerte: las anomalías congénitas en los menores de 1 año, los accidentes (traumatismos accidentales) en las personas entre 1 y 34 años, el cáncer en las personas entre 35 y 84 años y las cardiopatías en los de 85 años o más. En los jóvenes de 15 a 24 años, las tres causas principales de muerte, por orden de importancia, fueron los accidentes, el suicidio y el homicidio. Entre 2000 y 2008 las tasas de mortalidad estandarizadas por edad mostraron, en general, una tendencia descendente para las 10 causas principales de muerte. En 2008, sin embargo, la tasa de mortalidad estandarizada por edad para la enfermedad de Alzheimer aumentó 8% con respecto a 2007. En 2008 fallecieron 6.573 personas de enfermedad de Alzheimer, 11% más que en 2007. En total, 4.606 mujeres murieron por enfermedad de Alzheimer, más del doble del total para los hombres (1.967).

Table 2

Morbilidad

Enfermedades transmisibles

VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual

A fines de 2008, unos 22.300 canadienses infectados por el VIH habían muerto oficialmente a causa de sida desde 1980 y otros 65.000 estaban infectados por el VIH/sida, comparado con unos 57.000 a fines de 2005 (cuadro 3). De estas 65.000 personas, unas 16.900 (12.800–21.000) desconocían que estaban infectadas por el VIH. Se calcula que en 2008 se produjeron entre 2.300 y 4.300 infecciones nuevas, frente a los 2.200 a 4.200 casos nuevos en 2005 (14).

Table 3

A fines de 2008, los hombres que tienen relaciones homosexuales eran la población más afectada por el VIH en Canadá, ya que representaban 48% del total de infecciones por el VIH. Alrededor de 31% de los infectados se habían contagiado a través de contacto heterosexual y 17% inyectándose drogas. Las mujeres representaron 26% de las nuevas infecciones por el VIH en 2008, y en ellas el contacto heterosexual y el uso de drogas inyectables se identificaron como las dos principales categorías de exposición. Los pueblos indígenas, que constituyen solo 3,8% de la población del país, representaban un número desproporcionadamente alto de infecciones por el VIH, con 12,5% de nuevas infecciones en 2008 y 8% del total de infecciones prevalentes a fines de 2008. También se han observado tasas desproporcionadas de infección en las personas que viven en Canadá pero nacieron en países donde el VIH es endémico. Este grupo, que constituye aproximadamente 2,2% de la población canadiense, representó 16% de las infecciones nuevas y 14% de las infecciones prevalentes a fines de 2008 (14).

La carga de casos de infección por el VIH y sida en Canadá se ha concentrado en las cuatro provincias principales -Alberta, Columbia Británica, Ontario y Quebec- que, desde fines de 2008, representaban 94% del total de pruebas positivas para el VIH notificadas desde 1985 (15).

Tuberculosis

Entre 2006 y 2010, el número total de casos notificados de tuberculosis activa se mantuvo relativamente estable en un promedio de 1.622 casos por año (16). De 2009 a 2010, la tasa de incidencia general anual disminuyó de 4,9 por 100.000 habitantes a 4,7 por 100.000 habitantes. La mayor tasa de incidencia se notificó en el territorio de Nunavut (304 por 100.000 habitantes en 2010).

En 2010, la tasa general de tuberculosis en Canadá fue de 4,6 por 100.000 habitantes. Las personas nacidas en otro país representaban 66% de todos los casos notificados de tuberculosis. Los nacidos en Canadá no indígenas constituían el 15%, mientras que los indígenas nacidos en Canadá eran el 21% del total de casos notificados. La tasa de tuberculosis en el grupo de indígenas nacidos en Canadá sigue siendo la más elevada de los tres grupos y equivale aproximadamente a seis veces la tasa de tuberculosis general en 2010.

Enfermedades emergentes

Los primeros casos notificados de pacientes que presentaban síntomas de la gripe A H1N1 en Canadá se confirmaron el 23 de abril de 2009 y para el 11 de junio de 2009 el virus se había propagado a todas las provincias y territorios (17). Se observaron dos oleadas distintas de la infección: la primera se produjo en la primavera y alcanzó su máximo a principios de junio de 2009 y la segunda oleada ocurrió en el otoño y llegó al punto máximo a principios de noviembre de 2009. Durante la pandemia se notificaron 40.185 casos de A H1N1 confirmados por laboratorio; se hospitalizó a 8.678 personas y 1.473 (16,9%) fueron tratadas en unidades de cuidados intensivos, de las que aproximadamente 60% requirieron ventilación asistida. A diferencia de la gripe estacional, los grupos más jóvenes, incluidas las personas en general sanas, fueron los más afectados. En total, 428 canadienses murieron por A H1N1, una tasa de mortalidad cercana a 1,3 por 100.000 habitantes.

El plan canadiense de lucha contra la pandemia de gripe para el sector de la salud guió la respuesta nacional a la pandemia de 2009, permitiendo el acceso equitativo a los antivíricos a través de las reservas nacionales; la protección especial de poblaciones vulnerables como los niños, las embarazadas y los pueblos indígenas, entre otros, y la concientización nacional del público y campañas publicitarias.

Enfermedades crónicas no transmisibles

Las enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) constituyen la mayor amenaza para la salud de los canadienses. En la actualidad, dos de cada cinco canadienses de 12 o más años de edad padecen una o varias enfermedades crónicas (18). Las poblaciones indígenas de Canadá registran una mayor carga de ENT que el resto de las poblaciones canadienses, con tasas mayores de cardiopatías, diabetes y asma, así como de suicidios (19).

Enfermedades cardiovasculares

En 2007, 1,3 millones de canadienses mayores de 12 años (4,8% de los canadienses, 4,2% de las mujeres y 5,3% de los hombres) notificaron tener alguna cardiopatía diagnosticada por un profesional de la salud y 317.500 canadienses (1,1% de las mujeres y 1,2% de los hombres) notificaron que tenían secuelas de un accidente cerebrovascular (cuadro 4) (20). En 2005–2006, las enfermedades cardiovasculares (ECV) fueron la razón de 17% del total de hospitalizaciones (20% para los hombres y 14% para las mujeres). Esta proporción se duplicaba al incluir las hospitalizaciones con una ECV como trastorno relacionado. Las ECV también representaban el mayor número de días de estancia hospitalaria, en comparación con otros problemas de salud (17% del total de días; 19% para los hombres y 15% para las mujeres).

Table 4

Neoplasias malignas

El cáncer es una de las principales causas de muerte en Canadá (cuadro 4), con aumentos en el número de casos nuevos de cáncer debidos principalmente al crecimiento demográfico y el envejecimiento de la población. Entre 1997 y 2006 las tasas de mortalidad descendieron en promedio al menos 2% por año para cánceres de pulmón, boca, próstata y laringe en hombres, para el cáncer de mama y cervicouterino en las mujeres, y para cáncer del estómago y linfoma no hodgkiniano en ambos sexos (21). Sin embargo, entre 1998 y 2007 las tasas de incidencia de cáncer tiroideo aumentaron un promedio de 7% por año para los hombres y 9% para las mujeres. Las tasas de cáncer hepático subieron un promedio de 4% por año para los hombres y algo más de 2% por año para las mujeres. Entre 1998 y 2007, las tasas de incidencia descendieron en promedio al menos 2% por año para el cáncer de estómago en los hombres y para el cáncer de laringe en ambos sexos. Los cánceres de mama, próstata, colon o recto y pulmón que se diagnosticaron entre 1997 y fines de 2006 representaban casi 60% de los casos prevalentes de 10 años. La prevalencia del cáncer aumenta a medida que se incrementa el número de canadienses con diagnóstico de cáncer y la supervivencia al cáncer.

Diabetes

En el informe de 2009 del Sistema Nacional de Vigilancia de la Diabetes (22) se notificó un aumento de 21% en la prevalencia estandarizada por edad de la diabetes diagnosticada entre 2002 y 2007. Aproximadamente 2 millones de canadienses (6,2%) de 1 año o más de edad (5,9% de las mujeres y 6,6% de los hombres) habían recibido diagnóstico de diabetes en 2007. La prevalencia de la diabetes diagnosticada era significativamente menor en los niños y adolescentes (0,3%) que en los adultos (6,4%) y, en los adultos, la prevalencia aumentaba con la edad desde aproximadamente 2% en la cuarta década de vida hasta cerca de 23% entre 75 y 79 años (22). Se calcula que para 2012 casi 2,8 millones de canadienses tendrán la enfermedad, un aumento general de cerca de 25% desde 2007. Las tasas de incidencia estandarizadas por edad de nuevos diagnósticos de diabetes aumentaron casi 9% entre 2002 y 2007, y es probable que reflejen tanto el aumento en el sobrepeso y obesidad de la población como el mayor tamizaje para la diabetes. La tasa de diabetes entre las poblaciones de Primeras Naciones que viven en reservas (19,7%) es aproximadamente el cuádruple del promedio canadiense (5,3%) (23). Los adultos diabéticos de 20 a 64 años de edad tenían una esperanza de vida de 5 a 10 años inferior a sus coetáneos sin diabetes.

Trastornos mentales

Las enfermedades mentales y las adicciones ocupan el primer y segundo lugar como causas de discapacidad en Canadá y se prevé que uno de cada cinco canadienses padecerá algún trastorno mental a lo largo de la vida (24). Aproximadamente 12% de los adultos presentarán depresión en algún momento de la vida y cerca de 2% presentarán trastorno bipolar (25). La esquizofrenia afecta a 1% de la población canadiense y aparece generalmente en los primeros años de la edad adulta. Los trastornos de ansiedad afectan a 11,5% de la población y causan deficiencias de leves a graves. Solo cerca de un tercio de los canadienses informaron que pudieron acceder a servicios de salud mental cuando los necesitaron. Se calcula que los costos para la economía canadiense de la salud mental y los problemas derivados del consumo de sustancias psicoactivas, como el ausentismo y la pérdida de la productividad en el trabajo, oscilan entre CAD$15.000 y CAD$33.000 millones al año.

Factores de riesgo y protección

Tabaquismo

Canadá tiene una de las tasas de tabaquismo más bajas del mundo, con 13% de la población clasificada como fumadores diarios y 4% como fumadores ocasionales. La tasa de tabaquismo para fumadores tanto diarios como ocasionales ha seguido una tendencia descendente en 2010, ya que fumaba 17% de la población comparado con 19% en 2005 y 25% en 1999 (26). Las tasas de tabaquismo han descendido significativamente para ciertos grupos de edad: por ejemplo, en 2010 el tabaquismo en las personas de 15 a 17 años de edad disminuyó al 9%, la tasa más baja registrada para un grupo de edad considerado clave en la lucha contra el tabaco. En 2010, la proporción de jóvenes entre 15 y 19 años que dijeron haber fumado puros pequeños en los 30 días anteriores fue de 6%, una disminución con respecto al 8% notificado en 2009.

Casi el 100% de los canadienses están protegidos contra la exposición al humo ajeno en los espacios públicos cerrados, como resultado de los esfuerzos realizados por las autoridades municipales, territoriales y provinciales. El país limita fuertemente la venta de tabaco a los jóvenes y ha prohibido el uso de ciertos sabores en los cigarrillos que atraen en especial a los adolescentes.

Alcoholismo

En los canadienses de 15 años o más, la prevalencia del consumo de alcohol en el año anterior fue de 77% en 2010, una cifra sin diferencias estadísticas con años anteriores (27). Casi tres cuartas partes de las personas de 15 a 24 años (71,5%) informaron haber consumido alcohol en los 12 meses anteriores, una cifra menor que en 2004, año en que 82,9% de las personas de ese grupo etario refería haber consumido alcohol durante el año anterior. La prevalencia del consumo abundante y frecuente de alcohol en los adultos jóvenes (15 a 24 años de edad) fue aproximadamente el triple que en adultos de 25 de años o más (9,4% frente a 3,3%).

Drogas ilegales

La tendencia general hacia un menor consumo de drogas ilegales en el año anterior es evidente en Canadá. Según la encuesta de vigilancia del consumo de alcohol y drogas para 2010, la prevalencia del consumo de cannabis en el año anterior en personas de 15 años de edad o más disminuyó de 14,1% en 2004 a 10,7% en 2010. En los canadienses de 15 años o más, la prevalencia del uso de cocaína o crack en el año anterior se redujo de 1,9% en 2004 a 0,7% en 2010, mientras que el uso de alucinógenos (0,9%), éxtasis (0,7%) y speed (0,5%) en el año anterior fue similar a las tasas de uso notificadas en 2004. En el grupo de edad entre 15 y 24 años el uso de al menos una de cinco drogas ilegales (cocaína o crack, speed, alucinógenos, éxtasis y heroína) en el año anterior disminuyó de 11,3% en 2004 a 7% en 2010.

Aunque las tasas de consumo de drogas en el año anterior ha descendido, en 2010 el consumo de drogas por parte de las personas de edades comprendidas entre 15 y 24 años seguía siendo mucho mayor que en los adultos de 25 años o más: 3 veces mayor para el consumo de cannabis en el año anterior (25,1% frente a 7,9%) y casi 10 veces mayor para el uso en el año anterior de al menos una de cinco drogas ilegales (cocaína o crack, speed, alucinógenos, éxtasis y heroína) (7,9% frente a 0,8%).

Obesidad

Aproximadamente uno de cada cuatro adultos canadienses es obeso, según datos sobre peso y talla obtenidos en 2007–2009. De los niños y jóvenes de 6 a 17 años, 8,6% son obesos (28). Entre 1981 y 2007–2009 la obesidad casi se duplicó tanto en los hombres como en las mujeres en la mayoría de los grupos de edad. Las investigaciones han puesto de manifiesto que en la obesidad influyen diversos factores que incluyen la actividad física, el régimen alimentario, la situación socioeconómica, el grupo étnico, la inmigración y los factores ambientales (28).

Políticas, Sistema De Salud Y Protección Social

POLÍTICAS DE SALUD

El sistema de atención de salud de financiación pública, conocido por los canadienses como "Medicare", proporciona acceso universal a la cobertura integral para servicios médicos y hospitalarios clínicamente justificados. Los gobiernos provinciales y territoriales son los principales responsables de la administración y la prestación de los servicios de salud a la población. El gobierno federal proporciona servicios adicionales a las poblaciones de las Primeras Naciones e inuit y atiende a los miembros de las Fuerzas Armadas y la Real Policía Montada del Canadá, algunos veteranos que reúnen los requisitos, los internos de centros penitenciarios federales y las personas que solicitan asilo. El gobierno federal es también responsable de la protección de la salud y la reglamentación sanitaria (por ejemplo, la normativa relativa a los medicamentos, los productos biológicos, los alimentos y los dispositivos médicos) y de la seguridad del consumidor. Además desempeña un papel importante en la promoción de la salud, que incluye la prevención y el control de las enfermedades infecciosas y crónicas, la vigilancia de enfermedades, la preparación y respuesta ante las emergencias de salud pública y los brotes de enfermedades, y la investigación sobre salud.

La colaboración entre todas las jurisdicciones canadienses es fundamental para abordar los asuntos de salud de una manera coordinada y en 2005 se estableció la Red Pancanadiense de Salud Pública para impulsar esos objetivos. Dicha red es un mecanismo intergubernamental clave para fortalecer las capacidades de salud pública de Canadá a fin de prever, prepararse y responder a las emergencias de salud pública canadienses y de tratar los problemas crónicos de salud.

LEGISLACIÓN EN SALUD

La Ley Canadiense de Salud es la normativa federal de Canadá para el seguro de atención de salud de financiación pública. Aprobada en 1984, esta ley se centra en la política de atención de salud, que tiene por objeto proteger, promover y restaurar el bienestar físico y mental de los residentes de Canadá y facilitar el acceso razonable a los servicios de salud sin límites económicos ni de otro tipo. Esta ley establece los criterios y condiciones relativos a los servicios de salud de los asegurados y los servicios de atención de salud ampliados que las provincias y los territorios deben satisfacer para recibir el total de la contribución financiera federal que se establece en el programa de Transferencia Canadiense en Salud (TCS). El objetivo de la leyes es garantizar que todos los residentes de Canadá que reúnan los requisitos tengan un acceso razonable a los servicios de salud mediante un seguro prepago, sin cargos directos en el punto del servicio para tales servicios. Véase en el recuadro 1 un resumen de las principales iniciativas y leyes en materia de salud en Canadá.

box 1

GASTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD

Aproximadamente 70% de los gastos sanitarios totales de Canadá se financian mediante fuentes públicas, incluidos los ingresos generales obtenidos mediante la tributación federal, provincial y territorial, como los impuestos sobre ingresos personales, institucionales y sobre las ventas. Algunas provincias cobran también una prima o impuesto específico a los residentes para ayudar a pagar los servicios de atención de salud de financiación pública, pero la falta de pago de una prima o impuesto no limita el acceso a los servicios de salud clínicamente necesarios.

El gasto sanitario total en Canadá fue de 10,8% del producto interno bruto (PIB) ($172.200 millones) en 2008, 11,9% en 2009 y se prevé que será de 11,9% en 2010. El gasto sanitario per capita fue CAD$5.169 en 2008, CAD$5.401 en 2009 y se prevé que será CAD$5.654 en 2010. Ajustadas según la inflación, las tasas reales de aumento per capita fueron de 1,8% en 2009 y la previsión es de 2,0% en 2010 (29).

Entre 2006 y 2010, el apoyo federal a las provincias y los territorios mediante el programa de transferencia canadiense en materia de salud aumentó de CAD$20.100 millones a CAD$25.400 millones (30). La parte que corresponde al sector público del gasto sanitario total se ha mantenido relativamente estable desde 1997, en alrededor de 70%.

Los hospitales y los médicos son financiados principalmente por el sector público, mientras que los medicamentos y otros profesionales de la salud (sin incluir al personal de enfermería) son financiados fundamentalmente por el sector privado. En 2010, la previsión de gasto de los hospitales, que constituyen el mayor componente del gasto de atención de salud, era de CAD$56.300 millones, es decir, 29,2% del gasto sanitario total.

Se preveía que los desembolsos por medicamentos, que representan la segunda categoría principal en cuanto al gasto, aumentarían 4,2% desde 2009 para alcanzar CAD$30.800 millones en 2010, ascendiendo a 16,0% del gasto total de atención de salud. En 2010, se preveía que el gasto en médicos aumentaría en 7,2% con respecto al 2009, año en el que alcanzó CAD$26.600 millones, es decir 13,8% del total del gasto en atención de salud.

SERVICIOS DE SALUD

Aunque el modelo tradicional de atención primaria de salud ha sido muy útil para los canadienses, están surgiendo brechas en la atención de la población que está envejeciendo y al abordar la creciente incidencia y prevalencia de las enfermedades crónicas. Es necesario aumentar el acceso a los servicios de atención primaria de salud para los canadienses, dar un mayor énfasis a la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y traumatismos, y el tratamiento de las enfermedades crónicas, así como ampliar el acceso a los servicios esenciales para que estén disponibles las 24 horas todos los días del año.

En todo el país están surgiendo diversos modelos de equipos de atención de salud. Algunos de esos equipos trabajan mediante teleconferencias y están separados por grandes distancias, mientras otros están en el mismo entorno. Los equipos pueden estar dirigidos por médicos o por enfermeras practicantes, y pueden o no incluir a otros profesionales, como dietistas, psicólogos, fisioterapeutas, ergoterapeutas y asistentes sociales. Muchas jurisdicciones han optado por centrarse en enfermedades crónicas específicas (por ejemplo, la diabetes y las cardiopatías) al formar los equipos de atención para ganar experiencia con respecto a las enfermedades crónicas prevalentes, mejorar la calidad de vida de los afectados y aliviar la carga del sector de atención de agudos, más costoso.

El Plan de Acción Decenal para Mejorar la Atención de la Salud (adoptado en 2004) (31) se centró en cinco áreas prioritarias de tratamiento (cáncer, cirugía de bypass cardíaco, imaginología diagnóstica, artroplastias y restablecimiento de la vista) a fin de reducir los tiempos de espera para procedimientos no urgentes y de proporcionar un acceso más rápido a los servicios de atención de salud. Las provincias y territorios emprendieron diversas actividades para reducir los tiempos de espera y han establecido puntos de referencia pancanadienses basados en datos probatorios para medir el desempeño e informar sobre él. En 2011, el Instituto Canadiense de Información sobre la Salud (ICIS) comunicó que a 8 de cada 10 canadienses se les efectúan los procedimientos prioritarios en los plazos médicamente recomendados.

El Plan de Acción Decenal para Mejorar la Atención de la Salud incluía el compromiso de proporcionar cobertura pública, basada en la evaluación de las necesidades, para ciertos servicios de asistencia domiciliaria aguda a corto plazo, asistencia domiciliaria aguda de salud mental mediante servicios comunitariosy atención al final de la vida. La mayoría de las provincias y territorios han mejorado sus programas de asistencia domiciliaria para responder a la creciente demanda de los ancianos que requieren atención durante periodos más largos y también para ofrecer alternativas al ingreso en centros de atención a largo plazo.

Conocimiento, Tecnología, Información Y Gestión De Recursos

PRIORIDADES DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

El gobierno federal apoya un temario integral de investigación en materia de salud en todas las disciplinas, los sectores y las regiones que reflejan las necesidades de salud emergentes de los canadienses, la evolución del sistema de atención de salud y las necesidades de información de los encargados de adoptar las decisiones de política sanitaria. En 2009, los Institutos Canadienses de Investigación sobre Salud expusieron su visión para los siguientes cinco años en la "Hoja de Ruta de Investigación sobre Salud: creación de investigaciones innovadoras para mejorar la salud y la atención sanitaria". Además, pusieron en marcha un proceso para desarrollar investigaciones sobre la inflamación en las enfermedades crónicas, la atención primaria de salud comunitaria, la renovación de la atención de salud fundamentada en datos probatorios y la equidad en materia de salud para los pueblos indígenas, entre otros temas.

En 2008–2009, Canadá priorizó la adopción de nuevas tecnologías para la gestión de datos y la información sobre vigilancia de casos a fin de mejorar la coordinación de la respuesta federal, provincial y territorial ante los brotes de enfermedades, incluidas las enfermedades transmitidas por los alimentos. Por ejemplo, el Programa Integrado Canadiense para la Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos hace un seguimiento de las tendencias en el uso de antibacterianos y la resistencia a los antimicrobianos en determinados microorganismos bacterianos de fuentes humanas, animales y alimentarias (32). Otra herramienta importante es el Generador del Mapa de Salud Pública, un sistema basado en SIG que puede ayudar a los profesionales de la salud a vigilar los brotes de enfermedades y a elaborar mapas de cuestiones sanitarias en grupos poblacionales específicos. El Sistema de Información de Salud Pública, un instrumento integrado de gestión de casos de salud pública, está al alcance de todas las jurisdicciones de salud pública en Canadá.

Las tecnologías sanitaria selectrónicas (cibersalud) desempeñan un papel importante en la promoción de un sistema de atención de salud accesible, eficaz y sostenible, y en la mejora de la seguridad y la calidad de la atención a los pacientes. Se están estableciendo sistemas de expedientes médicos electrónicos como almacenes digitales seguros de las historias clínicas individuales (que incluyen los perfiles de medicación, los resultados de análisis de laboratorio, los resultados de imaginología, etc.). Más de 50% de los canadienses tienen actualmente su expediente electrónico a disposición de los proveedores de atención sanitaria autorizados. Desde 2010 ha aumentado la difusión y la adopción de las historias clínicas electrónicas en los puntos de servicio (por ejemplo, los consultorios médicos) y la conexión con el sistema de expedientes médicos electrónicos. Entre 2006 y 2010, el gobierno federal asignó unos CAD$900 millones a Canada Health Infoway para que colaborase con los gobiernos provinciales y territoriales en la creación de expedientes médicos e historias clínicas electrónicos (33).

Los servicios de telesanidad son la actividad electrónica más antigua de Canadá en torno a la salud y hacen posible las videoconferencias entre pacientes y proveedores de atención sanitaria, las consultas médicas, la transferencia de materiales de diagnóstico y la televigilancia de los pacientes. Unas 70 áreas de especialidad hacen uso de estos servicios, principalmente para atendar a los casi 7 millones de canadienses que viven en comunidades rurales y a menudo remotas.

RECURSOS HUMANOS

Entre los años 2005 y 2009, el personal médico aumentó en 10,5%, el número de médicos licenciados en el extranjero dentro del personal sanitario aumentó 14,3% y el número de enfermeras tituladas aumentó en 8,5%. Aunque el número de profesionales de la salud que ejercen en todo Canadá ha aumentado, algunas jurisdicciones siguen notificando una escasez de proveedores de atención sanitaria capacitados, en particular en las comunidades rurales y remotas. Los territorios y las provincias, con el apoyo del gobierno federal, están aumentando el número de puestos para la capacitación de residentes en medicina familiar en las comunidades subatendidas y están impartiendo una mejor formación a los médicos de las comunidades rurales para poder mejorar, a su vez, la atención de las necesidades de salud locales.

En la mayoría de las provincias y territorios, las enfermeras practicantes están autorizadas para diagnosticar enfermedades, trastornos o afecciones; solicitar e interpretar pruebas diagnósticas y de detección; y recetar medicamentos. Se ha comprobado que la colaboración entre las enfermeras practicantes y los médicos en los centros de atención primaria reduce significativamente los tiempos de espera y mejora el acceso de los pacientes a la asistencia. El número de enfermeras practicantes que trabajan en la atención primaria de salud en Canadá ha aumentado a un ritmo rápido, ya que las cifras se han duplicado entre 2005 (976 enfermeras) y 2009 (2.048 enfermeras).

En 2009 había 348.499 enfermeras certificadas en Canadá (34). De ese total, 76,4% eran enfermeras diplomadas, 22,1% auxiliares y 1,5% psiquiátricas. Estas proporciones se han mantenido relativamente constantes en los cinco últimos años. En 2009, las cifras totales de enfermeras que ejercían en atención directa eran: 234.031 enfermeras diplomadas, 74.805 enfermeras auxiliares y 4.607 enfermeras psiquiátricas. Todas las enfermeras psiquiátricas están en las provincias occidentales. En 2009, 13,2% de las enfermeras diplomadas, 17,5% de las enfermeras auxiliares y 20,8% de las enfermeras psiquiátricas informaron trabajar como enfermeras para más de un empleador.

En 2009, la proporción de enfermeras diplomadas mujeres era alta, con 93,3% del total del personal. Eran mujeres, en total, 93,8% de las enfermeras diplomadas, 92,7% de las enfermeras auxiliares y 77,5% de las enfermeras psiquiátricas. Esta proporción no ha variado sustancialmente en el período de notificación.

En 2009 había 68.101 médicos activos en Canadá (35). Este número refleja un aumento de 4,1% durante el año anterior, lo cual representa la mayor tasa de crecimiento anual en los recursos de médicos de Canadá desde fines de los años ochenta. Actualmente, el número de médicos activos del país está aumentando a mayor velocidad que la población. La razón médicos por 100.000 habitantes pasó de 190 en 2005 a 201 en 2009. En los últimos 30 años, la proporción de médicos mujeres se triplicó, pasando de 11,8% en 1979 a 35,6% en 2009.

Salud Y Cooperación Internacional

El Gobierno de Canadá participa en programas de múltiples donantes a gran escala basados en las prioridades de los países en desarrollo que usan las instituciones y sistemas locales para su ejecución. En 2010–2011, Canadá concentró 88% de los recursos bilaterales en 20 países (5 de los cuales están en las Américas) como parte de su programa de eficacia de la ayuda.

En 2006–2007 las contribuciones voluntarias de Canadá a la Organización Panamericana de la Salud ascendieron a US$ 21,7 millones, con aportes adicionales a los planes de socorro en caso de desastres naturales y a los centros colaboradores de la OPS/OMS por un total de US$ 24,65 millones. Algunos ejemplos de iniciativas específicas de financiamiento y apoyo técnico en especie entre los años 2007 y 2010 incluyen el compromiso cuatrienal de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) de CAD$18 millones para apoyar los programas de la OPS en la Región para la gripe pandémica, la infección por el VIH/sida, los recursos humanos sanitarios y el fortalecimiento institucional. La Iniciativa de Inmunización Internacional Canadiense prestó apoyo a los programas nacionales de vacunación en las Américas (CAD$8,5 millones a lo largo de un período de 4,5 años que finalizó en 2010). La Agencia de Salud Pública de Canadá proporcionó CAD$961.630 a la OPS para un proyecto de control de las enfermedades crónicas en América Central y del Sur. Otro ejemplo del apoyo del Canadá fueron los CAD$2 millones comprometidos en la ayuda al continente en su respuesta a la pandemia de gripe por A H1N1 de 2009, que se centró en la capacidad de respuesta inmediata.

A partir de 2008, la Agencia de Salud Pública de Canadá apoyó a la Comunidad del Caribe (CARICOM) para la creación del Organismo de Salud Pública del Caribe, que obtuvo la personería jurídica en julio de 2011 e integra cinco instituciones de salud existentes en esa subregión en un único organismo de salud autoadministrado. La labor del Organismo de Salud Pública del Caribe consiste en enfrentar las desigualdades existentes al responder a retos habituales de salud pública (por ejemplo, las pandemias de gripe) y en reforzar las funciones de salud pública en sus Estados Miembros.

En 2010, el Canadá abogó por la Iniciativa de Muskoka del G8 para la salud de la madre, el recién nacido y el niño, que movilizó tanto a los miembros del G8 como a países no miembros para apoyar las iniciativas a escala mundial y de país dirigidas a reducir la mortalidad materna e infantil y mejorar la salud de las madres y los niños de los países más pobres del mundo. El enfoque de la Iniciativa de Muskoka consta de tres vías: el fortalecimiento de los sistemas de salud del país, reducción de la carga de las enfermedades que constituyen las principales causas de mortalidad maternoinfantil y la mejora del estado nutricional. La Iniciativa de Muskoka se centra en 10 países, incluido Haití, y crea asociaciones con organizaciones multilaterales, mundiales y canadienses. Además de la Iniciativa de Muskoka, Canadá apoya el proyecto para la Mejora de la Salud de las Mujeres, los Niños y las Poblaciones Marginadas, que centra sus actividades en 11 países de América Latina y el Caribe donde hay mayores necesidades y desigualdades en cuanto a la salud materna, neonatal e infantil.

Síntesis Y Perspectivas

Entre 2006 y 2010 las restricciones económicas, junto con el costo elevado de las nuevas tecnologías y el envejecimiento de la generación del baby boom, aumentaron los retos que enfrenta el sistema de atención de salud canadiense. La mejora del acceso y la prestación de los servicios de salud fue una prioridad durante este período y se ha traducido en una reducción de los tiempos de espera para los servicios prioritarios en todo el país y en un aumento del número de proveedores de atención. Entre 2006 y 2010 se produjeron avances para la salud de la población en todo el país, tanto a nivel federal y provincial o territorial como a nivel comunitario. Por ejemplo, las tasas de supervivencia para el cáncer de mama y colorrectal se encuentran entre las más altas de los países de la OCDE (36). También se ha conseguido prevenir ingresos hospitalarios costosos por condiciones crónicas como el asma y la diabetes no controlada, lo cual indica que se está proporcionando una atención y tratamiento apropiados para estas enfermedades a través de la atención primaria. La reducción de las desigualdades en materia de salud sigue siendo una inquietud nacional y diversos niveles gubernamentales colaboran para entender mejor cómo afectan a la salud las estructuras sociales y económicas, los sistemas y los enfoques de política, y cómo se puede colaborar para abordar mejor las mejoras de salud y sociales.

Referencias

  1. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Informe sobre desarrollo humano 2010 [Internet]. Acceso: 24 de abril de 2012.
  2. Statistics Canada. 2006 Census: Portrait of the Canadian Population in 2006: Highlights [Internet]; 2007. Acceso: 11 de abril de 2012.
  3. Public Health Agency of Canada. The Chief Public Health Officer's Report on the State of Public Health in Canada 2009 [Internet]; 2009. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  4. Health Canada. Healthy Canadians–A Federal Report on Comparable Health Indicators 2010 [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  5. Health Canada. Household Food Insecurity in Canada 2007–2008 [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  6. Muhajarine N et al. Understanding the Impact of the Canada Prenatal Nutrition Program: A Quantitative Evaluation [Internet]; 2009. Acceso: 11 de abril de 2012.
  7. Statistics Canada. CANSIM Table 102–0030 [Internet]. Acceso: 24 de abril de 2012.
  8. Public Health Agency of Canada. Canadian Perinatal Health Report, 2008 Edition. Ottawa: Public Health Agency of Canada; 2008.
  9. World Health Organization. Vaccine Preventable Diseases Monitoring System. Immunization Profile: Canada [Internet]. Acceso: 24 de abril de 2012.
  10. Public Health Agency of Canada. The Chief Public Health Officer's Report on The State of Public Health in Canada 2008 [Internet]; 2008. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  11. Public Health Agency of Canada. The Chief Public Health Officer's Report on The State of Public Health in Canada 2010 [Internet]; 2012. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  12. Statistics Canada. Leading causes of death [Internet]; 2008. Acceso: 24 de abril de 2012.
  13. Statistics Canada. Leading causes of death, by sex [Internet]; 2008. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  14. Public Health Agency of Canada. HIV/AIDS Epi Updates – July 2010 [Internet]; 2010. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  15. Public Health Agency of Canada. HIV and AIDS in Canada: Surveillance Report to December 31, 2008 [Internet]; 2009. Acceso: 24 de abril de 2012.
  16. Public Health Agency of Canada. Tuberculosis in Canada 2009 [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  17. Standing Senate Committee on Social Affairs, Science and Technology. Canada's Response to the 2009 H1N1 Influenza Pandemic [Internet]; 2010. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  18. Public Health Agency of Canada. Backgrounder: United Nations NCD Summit 2011 [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  19. Reading J. The Crisis of Chronic Disease among Aboriginal Peoples: A Challenge for Public Health, Population Health and Social Policy [Internet]. Acceso: 11 de abril de 2012.
  20. Public Health Agency of Canada. Report Tracking Heart Disease and Stroke in Canada: 2009 [Internet]. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  21. Canadian Cancer Society's Steering Committee on Cancer Statistics. Canadian Cancer Statistics 2011. Toronto, ON: Canadian Cancer Society; 2011.
  22. Public Health Agency of Canada. Report from the National Diabetes Surveillance System: Diabetes in Canada, 2009 [Internet]; 2010. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  23. Health Canada. First Nations, Inuit and Aboriginal Health: Diabetes [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  24. Public Health Agency of Canada. A Report on Mental Illnesses in Canada [Internet]; 2002. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  25. Public Health Agency of Canada. The Human Face of Mental Health and Mental Illness in Canada 2006. Acceso: 12 de mayo de 2012.
  26. Health Canada. Canadian Tobacco Use Monitoring Survey 2010 [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  27. Health Canada. Major findings from the Canadian Alcohol and Drug Use Monitoring Survey (CADUMS) 2010 [Internet]; 2012. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  28. Public Health Agency of Canada. Obesity in Canada [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  29. Canadian Institute for Health Information. National Health Expenditure Trends, 1975 to 2011 [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  30. Canada, Department of Finance. Federal Support to Provinces and Territories [Internet]; 2012. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  31. Canada, Department of Finance. Federal Investments in Support of the 10–Year Plan to Strengthen Health Care [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  32. Dutil L, Irwin R, Finley R, King Ng L, Avery B, Boerlin P et al. Ceftiofur resistance in Salmonella entericaserovar Heidelberg from chicken meat and humans, Canada. Emerg Infect Dis 2010; 16(1):48–54.
  33. Canada Health Infoway. Annual Report 2010–2011 [Internet]. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  34. Canadian Institute for Health Information. Spending and Health Workforce. CIHI 1996–2012 [Internet]. Acceso: 28 de marzo de 2012.
  35. Canadian Institute for Health Information. Supply, Distribution and Migration of Canadian Physicians, 2009. CIHI 1996–2012 [Internet]. Acceso: 24 de abril de 2012.
  36. Organization for Economic Cooperation and Development. Health at a Glance 2011 – Key Findings for Canada [Internet]; 2011. Acceso: 28 de marzo de 2012.

Nota

1Valor de corte para ingresos bajos: la prevalencia indica la proporción de personas que viven por debajo de los valores de corte para ingresos bajos en un determinado grupo. Ingresos bajos se define como el nivel de ingresos con el que las familias o las personas que no sean miembros de una familia económica gastan 20% más del promedio de sus ingresos antes de impuestos en alimentos, vivienda y vestido.